El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RAMÓN BALTAR

Reproche infundado

15.06.2018 
A- A+

HAY personas que se sintieron ofendidas porque el señor Sánchez prometiera el cargo sin crucifijo ni Biblia. Si lo pensaran bien, tal vez se guardarían de publicar su enojo.

Que el Reino de España se declare Estado aconfesional quiere de- cir esto: la única obligación de las autoridades políticas con las reli-giones es garantizar que los ciudadanos puedan practicar sin estorbos la que elijan libremente. Se extralimitan en sus funciones cuando gobiernan o legislan para creyentes.

Por otro lado, quienes presumen de principios y valores no deberían atreverse a negar a un cargo público el derecho a obedecer las indicaciones de su fuero interno (norma última de la moralidad de los actos humanos, según la doctrina católica). Es el colmo de la incongruencia pedirle a alguien que finja unas convicciones que no tiene.

Argumentan que la presen- cia de símbolos religiosos en es-te tipo de actos civiles hay que entenderla como tradición cultural heredada. No muestran mucho respeto por la religión que dicen profesar los que la rebajan a cultura.

Bien filosofado, no ofende un político que jura por su dios en la toma de posesión ni tampoco el que promete por su conciencia y honor. La libertad lo admite.

Profesor titular de Latín