El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

el día después

PEPE CASAL

Al revés

13.03.2018 
A- A+

La jornada se antojaba como propicia para el Obradoiro, todos los perseguidores en la tabla clasificatoria habían perdido sus partidos, con la lógica excepción del UCAM Murcia-Burgos, que uno de los dos tenía que ganar. El Gran Canaria jugaba su cuarto partido en 7 días, tras haber sufrido una dolorosa derrota ante el Lokomotiv 48 horas antes que supuso su eliminación en la EuroCup. Lo normal bien podría haber sido que los canarios acusasen esta derrota tan importante para sus aspiraciones europeas, bien física o anímicamente en algún momento del partido, pero lo sucedido en el coqueto Gran Canaria Arena fue totalmente al revés, sobre todo en el último cuarto en el que el Obradoiro fue casi incapaz de tirar ante la gran defensa e intensidad exhibidas por los de Luis Casimiro, que los dejaron en tan solo dos puntos ya que el último triple convertido por Simmns fue cuando el partido estaba casi finiquitado. El mundo al revés, en el último cuarto los canarios pletóricos y el Obra incapaz de hilvanar alguna jugada en ataque, dando la sensación de que había sido el equipo derrotado 48 horas antes.

La derrota en sí no es preocupante ya que pierdes ante un equipo que es superior en todos los sentidos y que el Obra no pudo contar con Matt Thomas. Sin él, nos faltan puntos y capacidad resolutiva en la ofensiva, pero el perder la friolera de 24 balones a estas alturas de la temporada no deja de ser una mala noticia. De nada sirvió el gran partido de Bendzius o el trabajo defensivo de Llovet, ni la gran remontada del tercer cuarto, muy bien jugado hasta que se llegó a empatar el partido. En ese momento, tras el empate a 53 puntos, otra vez Don Albert Oliver, que ronda los 40 años, dijo: ¡Aquí estoy yo!, y con 8 puntos consecutivos volvió a retornar a su equipo a la senda del dominio en el juego y en el marcador. En fin, una pena porque todo lo que antes de empezar el partido era favorable y positivo para el Obra, salvo la ausencia de Thomas, ya que el posible trabajo de Laksa lo suplió Simons jugando de alero, no tuvo la correspondiente traslación a la cancha.

Pensando en positivo, otra jornada más con los rivales directos sin puntuar y con Bilbao, Burgos, Betis y Joventut a 4 o más victorias que en esta liga son muchas. En la próxima jornada otra vez nos quedamos sin baloncesto en Sar ya que el Obra juega en Badalona ante el Joventut. Es un partido difícil a pesar de que la Penya como equipo está con la soga al cuello en lo deportivo y como club mucho peor en lo económico, pasando uno de los peores momentos de su brillante historia. Ojalá la presión les afecte pero lo importante es que el Obra vuelva a ser capaz de hacer su juego y pueda conseguir una victoria que se necesita doblemente por aquello de no dar vidilla al necesitado oponente. Está claro que al equipo los dichosos parones no le van bien y hay que intentar romper la racha en el Olimpic.