El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JOSÉ DE CORA

El ridículo

06.10.2017 
A- A+

ERC ha sido la pólvora almacenada durante años en la santabárbara de un barco con rumbo fijo a la catarata. Las CUP son la mecha y la llama. Y Puigdemont, el imbécil que los junta por el Sí. La burguesía catalana tardará años en enjugar las lágrimas de un ridículo que ha de abochornarles una o dos generaciones como poco, por haber colaborado estrechamente en el proceso de convertir una sociedad próspera y pionera, en un candidato al bono basura. Eso, a día de hoy, que en estas cosas siempre se puede empeorar. El ridículo no viene solo. Cuando se abren las puertas en el templo del disparate nunca faltan quienes se apuntan para entrar.

Se apunta, por ejemplo, una señora llamada Margarita Robles, cuya lucidez política no sería suficiente ni para iluminar una caja de zapatos. Ante la voladura de la santabárbara, esta mujer pensó que el río revuelto era oportuno para la ganancia de pescadores y armó la caña para ensartar ¡a la vicepresidenta del Gobierno! Pero hora es de destapar los ridículos, pues se están apoderando de la palabra los menos capacitados, los chantajistas, mafiosos y extorsionadores; tipos como los orioles y los rufianes, capaces de amenazar a toda España con prácticas gansteriles sin que los detengan, ni se les caiga la cara de vergüenza, ni dejen de cobrar un solo día de las arcas del Estado, hasta el punto de que hoy no quede más remedio que cambiar la frase y decir con pena que Roma sí paga traidores.

Periodista