El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

Contrariedades

XOSÉ RAMÓN R. IGLESIAS

Académicos del PSOE

19.05.2017 
A- A+

El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, contestó a la propuesta de moción de censura de Unidos Podemos a través de una carta enviada a su líder parlamentario. Pretendía, en ella, ponerle los puntos sobre las íes a Pablo Iglesias, pero lo cierto es que no puso un signo ortográfico correctamente, ni por casualidad. Y aún tuvo el valor de hacerla pública. Son sólo veinticinco líneas de texto, que Álex Grijelmo, escritor y periodista especializado en el buen uso del idioma español, corrigió así: “Sobran siete comas, faltan cinco, dos tildes se quedaron escondidas en el teclado, se aprecian tres errores sintácticos y una ausencia de los dos puntos, hay una confusión semántica, saltan a la vista dos erratas y las mayúsculas y las minúsculas se repartieron a voleo”.
Ahora se entiende que Susana Díaz y su equipo, entre el que se encuentra el líder eventual del PSOE, que también es presidente del Principado de Asturias, no presentasen su programa hasta este miércoles, solamente cuatro días antes de la jornada en la que los militantes acudirán a votar. A la pavorosa falta de ideas de la que hacen gala –expusieron alguna que haría muy feliz a Montoro–, se le suma el pánico a hacer el ridículo por cometer faltas de ortografía. En realidad, no tienen de qué alarmarse, el esperpento ya está consumado y cuanto menos enseñen sus cartas, más aumentan sus posibilidades de ganar.
Los socialistas, de lo que deberían de preocuparse, es de continuar sin secretario general, para lo cual aún están a tiempo de cancelar las primarias y seguir subiendo en las encuestas. Los ciudadanos de este país somos así de cojonudos, nunca mejoró tanto la percepción ciudadana sobre la situación política de España, como cuando estuvo un año sin Gobierno. Nunca subió tanto el PSOE en las encuestas, como en estos meses en que está descabezado. Parece claro que la gente lo que quiere es que no le den la brasa. Por eso triunfa Mariano Rajoy, que fue el que antes se dio cuenta de este pequeño detalle, y por eso, siempre hace como que no está.
De todas formas, el sondeo del CIS que recoloca al PSOE en el segundo puesto de la parrilla política fue elaborado antes de que tuviese lugar el debate entre los tres candidatos de las primarias, por lo que es posible que en estos momentos su posición real vuelva a ser la tercera, cuando no la cuarta. Lo más destacado del cara a cara a tres fue el “no mientas, cariño” de Susana Díaz a Pedro Sánchez, no por el verbo utilizado, que es el más común entre los socialistas, sino por el sustantivo lanzado con una carga semántica contraria a la que le otorga el diccionario de la Real Academia Española.
El más atinado del debate, sin ningún género de dudas, fue el ex lehendakari Patxi López –lo vasco vuelve a estar de moda en la política española–. Seguramente, por haber estado más acertado, es el único de los candidatos que tiene la derrota asegurada el próximo domingo, día a partir del cual se sabrá la verdadera cotización del PSOE en las encuestas. Lo importante no es destacar y, mucho menos, si es a costa de demostrar conocimientos y una gran valía personal. Es más rentable pasar desapercibido o, directamente, hacer el burro. La suerte de los tres es que el examen fuese oral. Si llega a ser escrito, alguna igual hubiera convertido a Javier Fernández en catedrático de Lengua Española.