El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

¡77 euros de cada 100!

14.07.2018 
A- A+

CADA CUAL MIRA con su particular cristal de colores la incontestable y penosa realidad del desgobierno que padece Santiago, y que se refleja en un nivel de ejecución de la inversión municipal por debajo del modestísimo techo del 25%. En pocas palabras, los cerebritos de Compostela Aberta dejaron sin gastar el pasado año 77 de cada 100 euros presupuestados. Sí, han leído bien: ¡77 euros de cada 100! Una barbaridad indefendible para cualquiera con dos dedos de frente, menos para los ediles mareantes. Solo hay que ver cómo toda la oposición pone el grito en el cielo. María Antón (PPdeG) denuncia que CA es incapaz de hacer un expediente completo bien, y que ni siquiera sabe poner en marcha los proyectos que ya estaban previstos. Paco Reyes (PSdeG) ironiza con las miserias que CA intenta ocultar, y con sus políticas neoliberales para recortar la deuda. Goretti Sanmartín (BNG) critica el oscurantismo de Martiño Noriega y sus ediles, y advierte de que "a cidade non avanza". A nadie extraña esta unanimidad cuando los números retratan la ausencia de gestión del equipo de gobierno, que del 27% de ejecución presupuestaria en 2015 -año compartido con los populares, ya que Agustín Hernández gobernó hasta junio- se desplomó hasta el 23,2% en 2017. Lo sonrojante e inasumible es que la concejala de Facenda saca pecho y presume de haber rebajado al mínimo la deuda municipal. Obvia María Rozas que tamaño logro lo consigue CA renunciando a invertir, e intenta disimular una realidad que provoca vergüenza ajena con disculpas de mal pagador: "Moitos proxectos son inexecutables, pero temos que incorporalos". ¡Benditiños! Entre tanto blablablá ruidoso, ni media palabra de hacer frente a un problema estructural, sí, pero que el regidor mareante ha agravado desde su llegada al Pazo de Raxoi. Ni media palabra de la falta palmaria de transparencia del gobierno local, sabedor de que la oposición está atada de pies y manos y poco más es que un perro ladrador. Ni media palabra de la incapacidad de CA para impulsar un solo proyecto propio ilusionante para la capital de Galicia. Ni media palabra, en fin, de que la ciudad no avanza por culpa del desgobierno. Eso sí, de las partidas de publicidad y protocolo no quedó un euro sin gastar. ¡Postureo y olé!