El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

Ferroatlántica: ¿numantinismo o futuro?

17.02.2017 
A- A+

SI EXISTE ALGUNA RAZÓN oculta por la que el comité de empresa de Ferroatlántica en Cee-Dumbría se opone a la venta de las centrales hidroeléctricas, es el momento de que Costa da Morte y toda Galicia la conozcan. Tras el apoyo de la plantilla de Sabón al plan industrial de Ferroglobe –casi el 70% votó a favor–, en línea con los comités del resto de España, Cee-Dumbría se erige en solitario y numantino defensor no solo de una causa perdida, sino de un error mayúsculo que puede infartar el futuro industrial de la comarca. Por mucho que le buscamos los tres pies al gato de la oferta que Pedro Larrea, presidente de Ferroatlántica y consejero delegado de Ferroglobe, explicitó este martes, no se los encontramos. Nos parece que tiene razón Larrea cuando subraya que quizás sea la única industria que apuesta por aumentar un 40% su plantilla en Galicia. Creemos que la tiene cuando advierte de que una huelga para dinamitar la venta de los activos hidráulicos perjudicaría a Ferroatlántica, pero aún más a sus trabajadores y a toda la comarca. Y no entendemos que el empecinamiento, rayano en la ceguera, de seis delegados sindicales de la CIG –y de algunos políticos con miedo a asumir en público lo que defienden en privado– en cortocircuitar la reforma de una norma legal hoy obsoleta pueda mandar al garete un ambicioso plan, que contempla inversiones por cien millones de euros y la creación de quinientos empleos en Galicia, directos doscientos de ellos. Insistimos: si alguna razón oculta hay, si ese gato tiene tres pies y no cuatro, este es el minuto para que la opinión pública se entere. La autorización de la venta de las centrales hidroeléctricas le corresponde formalmente a la Xunta, sí, pero un clima social contrario les complicaría la decisión al presidente Feijóo y a su conselleiro Conde. Escribimos en diciembre pasado, en este espacio editorial, que la mejor manera de disipar las tóxicas incertidumbres económicas es con proyectos solventes y compromisos sólidos. Alertamos de que dinamitar el plan industrial de Ferroglobe sembraría de minas el camino de la recuperación en la comarca. Y pedimos diálogo para construir, no para frenar. Ahí seguimos, por mucho que el comité de empresa de Cee-Dumbría y ciertos alcaldes se revuelvan contra el mensajero, porque creemos firmemente que proyectos como este de Ferroatlántica son excelentes para cientos de familias, para Costa da Morte y para Galicia. ¿Lo entenderá la CIG?