El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

Galicia ‘chora’ por Pedrógão Grande

19.06.2017 
A- A+

CUESTA IMAGINAR sin que se revuelvan las entrañas del dolor más profundo las escenas de pánico que se vivieron, se viven aún, en Pedrógão Grande, el término municipal donde el fuego acabó al menos con la vida de 61 personas, según el último balance de las autoridades lusas al cierre de esta edición. Un auténtico infierno. La tragedia con más fallecidos en un solo fuego en casi un cuarto de siglo en el mundo. La cercanía y los lazos de hermandad que unen a Galicia con Portugal hacen que aquí, si cabe, se sienta más el dolor y la solidaridad con las víctimas de la tragedia. Y junto a ese dolor, inevitable es también la reflexión, una vez más, de la importancia que han de tener las políticas de prevención y extinción de incendios,  de lo trascendente de la labor que realizan las cuadrillas de lucha contra el fuego y de lo vital que resulta la conciencia ciudadana ante una lacra que el horror vivido en Portugal vuelve a poner dentro de nuestras cabezas de la manera más descarnada. Las llamas de Portugal también nos iluminan para ver con más lucidez las orejas del lobo. El verano que se anticipa y las altas temperaturas registradas estos días hace prever lo peor. Galicia está seca y es un polvorín ante el que debemos estar en alerta. Ayer mismo, el propio delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, advertía de que el verano puede ser muy complicado en los montes gallegos y de que el riesgo de incendios es muy alto. Aunque en el caso de Portugal la Policía Judicial lusa apunta a un rayo como causa probable del fuego, está constatado, y bien constatado, que en Galicia la mayor parte de los fuegos forestales son intencionados.  Por eso la conciencia ciudadana es primordial y, todavía, una asignatura pendiente en la que los gallegos hemos avanzado, sí, pero aún tenemos pendiente de aprobar porque, como dijo ayer Villanueva, las sospechas y el convencimiento de quien es culpable en uno u otro incendio a ojos de sus vecinos casi nunca se traduce en testimonios ante la Guardia Civil o la Policía Autonómica, y mucho menos en denuncias. Galicia cuenta con uno de los dispositivos antiincendios más consolidados del Estado y, por lo que nos demuestra el horror vivido en nuestro país vecino, cada euro en este dispositivo está bien invertido. ¿Que se podría hacer más en prevención? Seguro. Pero cuando la llama prende tiene que haber quien la apague. Para no llorar, como Galicia chora por Pedrógão Grande.