El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Una solución que era muy necesaria

14.01.2018 
A- A+

SANTIAGO La denominada crisis del ladrillo se llevó por delante a muchas personas, algunas entidades bancarias, y la economía de la mayor parte de los ciudadanos. Pero dejó también unas víctimas colaterales que ninguna culpa tuvieron en aquella burbuja, porque lo único a lo que aspiraban era a disponer de un techo y cuatro paredes para desarrollar su vida. Pero entre bancos y constructoras, muchos se quedaron con la casa y la hipoteca a medias, sin que la primera les permitiera cobijarse y la segunda librarse. Fue el caso de los vecinos de una cooperativa de San Lázaro, que después de años con el proyecto paralizado por fin han conseguido que el procedimiento vuelva a ponerse en marcha y a tener esperanza de que algún día lo que se quedó en estructura pueda tener techo y cuatro paredes. En este caso, afortunadamente, parece que el final podrá ser feliz, en buena parte, según relatan los propios afectados, porque las administraciones se implicaron en la búsqueda de una solución que permitió a unos, disponer de casa, y a la ciudad mejorar su imagen convirtiendo una estructura de hormigón en un edificio terminado.