El Correo Gallego

Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Hamás llama a los palestinos a empezar este viernes una tercera Intifada

En respuesta al reconocimiento de Jerusalén como capital israelí, por parte de Donald Trump

Palestinos pasean por una calle vacía durante un día de huelga en Nablus, Palestina, este 7 de diciembre - FOTO: EFE/ Alaa Badarneh
Palestinos pasean por una calle vacía durante un día de huelga en Nablus, Palestina, este 7 de diciembre - FOTO: EFE/ Alaa Badarneh

GAZA. EP  | 07.12.2017 
A- A+

Hamás, el grupo islamista palestino que controla la Franja de Gaza desde 2007, ha llamado este jueves a un nuevo levantamiento contra Israel después de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital y trasladar allí la embajada.

"Deberíamos llamar y deberíamos trabajar en el lanzamiento de una 'intifada' frente al enemigo sionista", ha sostenido el líder de Hamás, Ismail Haniyé, en un discurso pronunciado en la Ciudad de Gaza.

"Debemos tomar decisiones y construir una nueva estrategia para afrontar el nuevo complot contra Palestina", ha sostenido, defendiendo que "la Autoridad Palestina debe ser lo suficientemente valiente para deshacerse de los Acuerdos de Oslo y las condiciones arbitrarias para los palestinos en estos acuerdos".

Asimismo, "ante estos retos", Haniyé ha reiterado su postura de que "no habrá reconocimiento de la legitimación de la ocupación en la tierra de Palestina", según informa el diario 'Haaretz'.

"El único modo de tratar con la política sionista, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, es propagando una nueva 'intifada' contra la ocupación y dando la bienvenida a la resistencia a esta ocupación", ha agregado, empleando el término árabe de levantamiento.

Asimismo, ha considerado que el anuncio de Trump sobre Jerusalén constituye "una declaración de guerra" contra "el diamante de la corona palestina" y ha advertido de que quienes creen que los palestinos se reconciliarán con la nueva política declarada por Estados Unidos se engañan a sí mismos.