Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Sábado 30.08.2014  | Actualizado 14.00 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Una huelga salvaje que se inició en Santiago trae el caos aéreo a toda España

El abandono "masivo y concertado" de los controladores atrapa a ocho mil personas en Galicia, parte de los 330.000 'rehenes'//Se perdieron cerca de medio centenar de vuelos

J.CALVIÑO/L. GIRADO/A.CALVO  | 04.12.2010 
A- A+

Es la crónica del contagio anunciado de una huelga salvaje. En el aeropuerto de Compostela los problemas se iniciaron hace una semana, cuando los controladores dejaron de acudir a sus puestos, bajas mediante. La situación se hizo insostenible y ayer, a partir de las cinco de la tarde, la epidemia de ausencias sin justificar se expandía por todas las terminales españolas. El caos aéreo tras caer Barajas era absoluto.

Se repetía en todas ellas la misma escena que se registraba desde hace días y se acentuada ayer tanto en Lavacolla, como en el resto de los aeropuertos de Galicia, y más tarde, toda España. El caos era absoluto. Viajeros decepcionados, de ventanilla en ventanilla, y maletas apiladas en los pasillos. Así empezaba desde primera hora el puente para miles de viajeros que tenían en el aeropuerto de Compostela su punto de partida para un largo paréntesis festivo que la niebla y los controladores se empeñaron en estropear. Y lo consiguieron.

En toda Galicia habría, según los primeros cálculos, en torno a ocho mil afectados. Rehenes de los controladores. Los datos de Aena indicaban que Lavacolla tenía ayer en previsión realizar unos setenta vuelos, con veinticuatro suspendidos; en A Coruña fueron doce de treinta y siete los afectados, y en Vigo dieciseis de unos cuarenta.

Hasta el mediodía no despegaba ni un solo vuelo de la terminal compostelana y después de esa hora, los que no quedaron definitivamente cancelados o fueron desviados a los otros aeropuertos gallegos o el portugués de Sá Carneiro, se veían obligados a esperar largas horas por la salida de su avión.

Por la tarde, ya con los controladores de los centros de control amotinados, el aeropuerto compostelano volvía a quedar en blanco, al igual que el resto de terminales gallegas. El escenario que ya por desgracia se estaba haciendo habitual en la terminal compostelana, a consecuencia de los constantes paros que estaban realizando los controladores coincidía con una operación salida del último puente del año que incrementó el número habitual de viajeros de un viernes.

Con el servicio de control cerrado de una de la madrugada a siete de la mañana, de diez y media a doce, de una a una y media, de cinco y media a siete, la parálisis de Lavacolla fue prácticamente total. Después de ese paro, el cierre de Barajas imposibilitó el mantener los enlaces. Hubo siete cancelaciones más.

De nuevo fueron solamente dos los controladores que acudieron a cubrir su turno por la mañana, y otros tantos por la tarde, frente a los cuatro necesarios. Así, además del control del aeropuerto compostelano, también se vio afectada por la mañana la aproximación a A Coruña y Vigo.

Por la noche, tras el llamamiento realizado para que retornasen de inmediato a sus puestos y la militarización, en los aeropuertos del norte y el sur de Galicia se incorporaron a sus puestos los controladores, uno en cada centro. En Lavacolla, fuentes consultadas señalaron que volvían a ser dos los profesionales que se hacían cargo de la torre, señalando, además, que podían llevar a cabo la actividad restante en la jornada, pero no hubo suerte. Se quedaban en tierra al menos hasta las ocho de esta mañana, pese a no cruzar espacio aéreo nacional, un vuelo charter a Marrakech y una aeronave con ayuda humanitaria y familias cuyo destino era Argel.

galicia@elcorreogallego.es

DATOS

40%

Porcentaje de vuelos que ayer se habrían quedado en tierra, amén de los que no pudieron llegar, en Galicia. El cómputo es dramático: de ciento veinte vuelos, 48 se vieron cancelados por el paro salvaje.

Pasajeros A trescientos treinta mil personas, en vuelos nacionales e internacionales, afectó ayer el caos aéreo.

DATOS PRINCIPALES

90%

De baja El noventa por cien de los controladores aéros que estaban ayer de servicio no se presentaron durante la tarde a su puesto de trabajo.

409

Código Penal La paralización del transporte aéreo puede ser constitutiva de una falta muy grave y conllevar un despido disciplinario, apunta AENA.

330.000

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS