El Correo Gallego

Noticia 80 de 179 noticia anterior de Capitalidade Santiago Santiago » Capitalidade Santiago

Aristocracia y nobleza también se sumergen en la magia del Camino

La familia Lobkowicz, una de las más antiguas de la República Checa, disfruta de la belleza de la Ruta y de la gastronomía // "Es una experiencia muy emocionante", comentaron

En la foto de la izquierda, los nueve miembros de la familia Lobkowicz durante la cena en el hotel de turismo rural Torre do Río, en San Andrés (Caldas de Reis).
En la foto de la izquierda, los nueve miembros de la familia Lobkowicz durante la cena en el hotel de turismo rural Torre do Río, en San Andrés (Caldas de Reis).

ANDRÉS RODRÍGUEZ SANTIAGO   | 06.11.2015 
A- A+

No todos los peregrinos que han pasado por el Camino son o ha sido gente anónima. A lo largo de su historia la Ruta Xacobea ha sido testigo del paso de peregrinos ilustres, incluidos un buen número de actores que se han convertido en peregrinos de película. Un ejemplo de ello es The Way, una cinta que transcurre en el Camino Francés y que está protagonizada por Martin Sheen y su hijo Emilio Estévez, director de un filme que tendrá una segunda parte tras el éxito obtenido en Estados Unidos. Su tremendo impacto ha disparado, además, la llegada de caminantes norteamericanos en los últimos años.

La lista de peregrinos ilustres es alargada en el número y en el tiempo. Actores, políticos, empresarios, deportistas de elite... y también aristócratas. A esta última categoría se suman los nueve miembros de la familia Lobkowicz que estos días están realizando el Camino Portugués. Pertenecen a una de las familias más antiguas de la República Checa y el pasado miércoles pasaron la noche en el hotel rural Torre do Río, en San Andrés de César, Caldas de Reis. "Llegaron por la tarde tras completar una etapa del Camino. Estaban empapados, subieron a sus habitaciones para cambiarse de ropa y bajaron para tomar un té y jugar a las cartas hasta la hora de la cena", cuenta una de las personas del servicio que atendió a la comitiva checa.

Debido a las especiales medidas de seguridad que acompañaban a la familia Lobkowicz, su presencia se dejó notar en esta zona rural de Caldas de Reis. "Desde la agencia que se encargó de gestionar su estancia nos dijeron que tuviéramos un tratamiento especial, pero la verdad es que fueron muy amables y muy sencillos", añade una de las camareras que les sirvió la cena, cuyo menú, incluyó jamón ibérico de bellota, gambas salvajes flambeadas y entrecot de ternera gallega. Si bien, el más pequeño de este distinguido grupo pidió una milanesa de pollo, De postre, flan y tarta de manzana.

"Les dijimos si podíamos hacerles una foto y no pusieron ningún problema. Además, dos de las chicas del grupo entendían español y esto facilitó mucho la comunicación durante la cena", destacan los responsables del hotel de Caldas donde pasaron la noche. Ayer por la mañana, tras el desayuno, dejaron las instalaciones para continuar el Camino. Los Lobkowicz comentaron, además, que estaban viviendo "una experiencia muy bonita" y que, pese al mal tiempo, las jornadas estaban siendo "muy emocionantes".