El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La Catedral pone en valor su colección de más de cien tapices

Un convenio permitirá su restauración y conservación // Hoy se presenta en Madrid un libro que recoge toda su historia

Tapiz ‘el columpio’, realizado por la Real Fábrica de Madrid, en base a un cartón diseñado por Francisco de Goya
Tapiz ‘el columpio’, realizado por la Real Fábrica de Madrid, en base a un cartón diseñado por Francisco de Goya

REDACCIÓN  | 31.01.2018 
A- A+

La Real Fábrica de Tapices de Madrid acogerá esta tarde un acto en el que se presentará el convenio firmado entre esta institución y la Catedral de Santiago para investigar, conservar y difundir la valiosa colección textil que atesora la Basílica compostelana. 


El acto también servirá para presentar el libro Los tesoros de la Catedral de Santiago, del que es autor el director del Museo Catedralicio, Ramón Yzquierdo Peiró, quien también ofrecerá una disertación sobre la colección de tapices.

La colección, según explican desde el Arzobispado, está formada por importantes tejidos medievales, piezas singulares como el Gallardete de la Batalla de Lepanto, una gran colección de vestiduras litúrgicas y, sobre todo, “una de las mejores colecciones de tapices de España, formada por más de 100 piezas”.

Comenzó a formarse a principios del siglo XVI, pero un incendio en el año 1751 hizo que se perdiera la práctica totalidad de las piezas, muchas de ellas adquiridas, y otras donaciones de Alfonso III de Fonseca o por el magistral Bernardino Carmona.

De esta forma, los que hoy se conservan proceden en su mayoría de la donación de Pedro de Acuña en 1814. Entre ellos destacan los 12 realizados a partir de cartones de Goya y otros fabricados durante la primera etapa de la manufactura madrileña de acuerdo con modelos flamencos, principalmente de David Teniers el Joven.

Junto a este legado, la Catedral posee otras series de tapices de origen incierto, como la formada por cinco piezas sobre la historia de Aníbal y Escipión, de talleres bruselenses del siglo XVI, y otros del siglo XVII basados en cartones de Rubens, de calidad extraordinaria.

Por su parte, la Real Fábrica de Tapices es una de las pocas manufacturas históricas que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días manteniendo la misma actividad productiva que fue la razón de su origen. Fundada en 1721 por Felipe V para proveer de tapices a la Corona, progresivamente fue encargándose también de la fabricación de alfombras de nudo y de reposteros, así como del mantenimiento de las colecciones reales. Los oficios artísticos que al amparo de su actividad se han mantenido durante tres siglos constituyen, por lo tanto, un capítulo fundamental del patrimonio cultural inmaterial de España.