El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La 'chapuza' de la grúa y la ORA

Hasta los grupos próximos a Compostela Aberta encuentran más sombras que luces, muchos problemas y ninguna ventaja en el llamado proceso de remunicipalización // Toda la oposición en conjunto alerta de que puede acabar en el juzgado y con un coste "laboral, económico y legal" para todos los vecinos // El gobierno local sigue empeñado en aprobarlo en el pleno de mañana

MANUEL RODRÍGUEZ SANTIAGO   | 14.03.2018 
A- A+

En el pleno de mañana jueves Compostela Aberta presentará para su aprobación definitiva el proceso de remunicipalización del servicio de grúa y ORA. Todo ello a pesar de los informes contrarios de los técnicos, y de que los tres grupos de la oposición, incluso los más próximos, como el BNG, tienen muy serias dudas de la viabilidad de un proyecto que puede acabar en un desastre "legal, económico y laboral", como afirmaba ayer el portavoz del BNG, Rubén Cela.

1 En primer lugar, se llega a esta situación sin haber solucionado el anterior contrato del servicio. El juez lo anuló en 2015, pero desde entonces el gobierno local lleva nueve prórrogas "ilegales" a la empresa que, además, como denunció Cela, lleva desde entonces sin abonar ningún canon al Ayuntamiento.

2 A continuación, al expediente le faltan y sobran informes. Faltan porque los tres grupos de la oposición han pedido en reiteradas ocasiones los datos económicos de cuánto les costará a los vecinos. Por no haber, ni siquiera está recogido el terreno donde se deberá ubicar el depósito municipal para los coches que recoge la grúa. Cabe recordar que ésta fue la razón por la que el juzgado anuló la anterior concesión: el terreno no tenía las medidas requeridas. Tampoco está totalmente aclarado de quién son los parquímetros electrónicos; el Ayuntamiento dice que son suyos, pero la empresa afirma que son de su propiedad, ya que fue ella la que los aportó en su momento. A todo ello hay que sumar el pago de 700.000 euros que reclama como indemnización la empresa que quedó clasificada en segundo lugar, y que según el juez era la que tendría que haber asumido el servicio en el año 2015.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt