Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Viernes 25.07.2014  | Actualizado 14.45 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Santiago | local@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Mañana caótica en Lavacolla

Ryanair cancela sus conexiones con Lavacolla // La "indisposición" de uno de los dos controladores agravó los retrasos ayer //El sindicato niega esa versión de AENA y la acusa de no anunciar la clausura del espacio aéreo a las compañías

ANA CALVO/REDACCIÓN SANTIAGO   | 02.12.2010 
A- A+

Nueva jornada de retrasos y  cancelaciones de vuelos en los aeropuertos gallegos afectados por la falta de controladores, a lo que se ha unido el mal tiempo reinante.

A lo largo de la mañana, el aeropuerto de Lavacolla ha sido un sinvivir para los viajeros que tenían que partir en avión. Así, la compañía irlandesa Ryanair ha cancelado sus conexiones previstas para esta mañana, entre ellas, el vuelo con Madrid RYR5316, la de Stansted y Frankfurt,  según informa Aena. También han sido cancelados los vuelos de Iberia y Vueling con Barcelona de las 12:25 horas. Del mismo modo que el conexión con Madrid de Iberia de las 13:40 horas.

El resto de viaje previstos a lo largo de la mañana han sufrido importantes retrasos de varias horas. Es el caso del vuelo de Airberlin que une Santiago con Palma, que tenía prevista su salida a las 12:10 horas y que partirá finalmente partió a las 13:46 horas. Además, los vuelos de Iberia de primera hora (6:55 horasm 9:00 horas con Bilbao y 9:40 horas) todavía estaban en tierra a las 12:00 horas de hoy. Finalmente despegaron  a las 12:50 horas, 12:52 horas y 13:02 horas, respectivamente.

En cuanto a las llegadas, los retrasos derivados de los problemas meteorológicos en los problemas de toda Europa están afectando a la puntualidad de los vuelos, es el caso del  Spanair de las 9:55 horas que conecta Santiago con la capital, y que sufrió un importante retraso en la llegada (JKK7529). La mayor parte de estos vuelos con destino antiago han sido cancelados o desviados a Vigo y A Coruña. 

 

Jornada de ayer. En el pulso que los controladores de Lavacolla le están echando a AENA las víctimas fueron ayer los miles de pasajeros que sufrieron cancelaciones, desvíos a Oporto o Vigo y retrasos que llegaron a superar las dos horas.

Según el organismo gestor de los aeropuertos, uno de los dos controladores que se presentaron a trabajar en el turno de mañana, cuando debía haber cuatro, sufrió una indisposición que le obligó a abandonar su puesto de las nueve a las diez de la mañana. Y cuando regresó, estaba programado el primero de los dos paros que realizaron por la mañana, de diez a doce; después vendría otro período de cierre, afectando solo al aeropuerto de Santiago, entre las dos y las tres de la tarde, justo antes del cambio de turno.

El resultado fue una larga lista de incidencias, entre desvíos, cancelaciones y retrasos. Alguna de las aeronaves afectadas tenía ya a sus pasajeros sentados y estaba a punto de despegar cuando advirtieron a la compañía de la inoperatividad de la torre de control.

Y es que, según el sindicato de controladores, AENA habría decidido "no informar a las compañías aéreas de las franjas horaris en las que el Centro de Control de Santiago permanece cerrado para aterrizajes y despegues", y por esta razón es "la única responsable de las molestias sufridas" por los pasajeros.

Así, a pesar de que había "solo dos controladores" en el turno de mañana y otros tantos en el de tarde, el único aeropuerto afectado fue el de Lavacolla, ya que la aproximación a A Coruña, Vigo y Oporto sí estuvo cubierta.

El sindicato niega tanto la ausencia de uno de los controladores por indisposición como el hecho denunciado por AENA de que uno de los que no había acudido a trabajar durante el pasado fin de semana por haber superado las 1.670 horas anuales máximas sí hubiese asistido el pasado martes. Precisan que lo que ocurrió anteayer fue que "estaba programado un único controlador con posibilidades de acudir a su puesto, por lo que uno de lso cuatro controladores progrmaados para la tarde solicitó voluntariamente su pase a la mañana". También tachan de "absolutamente falso" que uno de los técnicos del turno de mañana se ausentase ayer.

En cualquier caso, las dificultades en Lavacolla se iniciaron ya a las diez menos veinte de la mañana, casi media hora antes del inicio del primero de los paros programados. Los pasajeros de los vuelos de Iberia a Madrid y de Ryanair a Alicante, que ya estaban embarcados, tuvieron que abandonar el avión y esperar hasta pasado el mediodía a que sus vuelos despegasen. En Oporto acabaron los pasajeros del vuelo de Ryanair procedente de Madrid, y en Vigo los de un vuelo de Aireuropa desde Tenerife, además de una larga lista de retrasos que se prolongaron durante toda la mañana y toda la tarde.

En contra de lo que sostienen los controladores, AENA asegura que ninguno de los técnicos de Lavacolla superó el 91 por cien de las horas máximas anuales, y que casi la mitad de la plantilla está por debajo del 72%. El técnico con más horas suma 1.516 y 13 de los 30 trabajadores están por debajo de las 1.200 horas. AENA mantiene su amenaza de medidas disciplinarias ante ausencias injustificadas.

acalvo@elcorreogallego.es

EN PRIMERA PERSONA

Jorge Tato "El comandante nos dijo que arriesgaban vidas"

Afectado por un desvío a Oporto

"Nos dejaron tirados como perros" en el aeropuerto de Oporto, explica uno de los pasajeros que ayer se vieron afectados por el cierre de la torre de Lavacolla. Jorge viajaba con Ryanair, en el vuelo de las 10,40 de la mañana. A pesar de que a esa hora ya había problemas en Lavacolla "según explicó el comandante, les avisaron en el aire de que Santiago estaba sin controlador". También les dijo por megafonía que "iba a poner una queja", ya que en caso de que un avión fuese corto de combustible "estarían arriesgando vidas".

A pesar de que les aseguraron en el avión que en Oporto les estaban esperando ya los autobuses para desplazarse a Santiago se encontraron con un aeropuerto semicerrado, "con una oficina en la que no tenían ni idea". Llamaron a la compañía en Lavacolla y "nos colgaron el teléfono", añade. Tras las quejas airadas de las 170 personas que viajaban en el avión consiguieron que la compañía les enviase autobuses, con los que no consiguieron llegar a Lavacolla hasta pasadas las cuatro de la tarde, tras una odisea de casi seis horas.

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS