Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Miércoles 03.09.2014  | Actualizado 00.00 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Santiago | local@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Los desprendimientos en la Catedral son por el 'mal de las grapas' barrocas

El óxido hace que se suelten los enganches de hierro y plomo de los sillares // Se cambian por acero inoxidable

CARLOS DEAÑO SANTIAGO   | 21.07.2011 
A- A+

El problema de los desprendimientos que se produjeron el martes en el cimborrio de la Catedral de Santiago son sobradamente conocidos por los especialistas en la conservación de edificios barrocos.

La raíz está en las grapas metálicas colocadas para unir las piedras, que sufren mal el paso del tiempo, sobre todo, ayudadas por la presencia de humedad.

Los materiales que se utilizan hoy en día son mucho más seguros y resistentes, sobre todo ante el óxido, pero estas grapas colocadas en época barroca están hechas de hierro.

El sistema para colocarlas consistía en hacer un agujero en las piedras para introducir los extremos de la grapa. A continuación, y para sellar estos agujeros, se colocaba plomo fundido sobre ellos, para que hiciesen masa entre el hierro y la piedra, soldando el enganche entre ambas partes. Un sistema que da buen resultado durante un tiempo, pero a la larga acaba por fallar y soltarse.

En parte se trata de un problema con la oxidación, que provoca que el hierro aumente de volumen y acabe provocando que la grapa se suelte de la piedra.

Sobre este aspecto hay que tener en cuenta no solo el clima de Santiago, que favorece la presencia de estas humedades, sino también la existencia en los edificios de cornisas y paños horizontales que favorecen la acumulación de agua, como bien saben los especialistas que trabajan en la conservación de la Catedral compostelana.

De esta forma, además del deterioro de la propia grapa, también en ocasiones son las piedras las que se disgregan, provocando la separación del enganche metálico que las sostiene.

Por último, también el plomo puede sufrir fisuras que acaban por deshacer la unión entre los tres materiales y provoque la pérdida de sujección.

Se trata de un problema que, como queda dicho, es muy frecuente en los edificios barrocos, en los que el recurso a estas grapas era habitual, y de ahí que los especialistas lo tengan siempre muy presente.

¿Cuáles son las soluciones? Los técnicos apuntan a la prevención como la primera. Es decir, la revisión constante de estos elementos para detectar la presencia de una grapa en mal estado antes de que la situación sea irreversible.

A partir de ahí, se trataría de sustituir esta grapa de hierro con enganche de plomo por otra realizada con materiales más seguros y, sobre todo, inertes ante la oxidación, como el acero inoxidable, algo que ya se ha realizado en otros puntos de la Catedral, donde se detectaron problemas similares a los que afectaron el martes a la zona del Cimborrio.

Este fenómeno es muy frecuente en todos los puntos de conexión entre metales y piedra, y no solo afecta a los monumentos, sino que por ejemplo es muy frecuente en los casos de verjas engastadas en piedra en las que se hayan empleado materiales de una cierta antigüedad.

Por ello, en los planes directores de estos edificios barrocos ya se recoge este problema como una de las patologías más frecuentes para hacerle frente a través de la prevención, con revisiones constantes de los puntos potencialmente más conflictivos.

local@elcorreogallego.es

 

NUEVA CUBIERTA PARA EL MUSEO

••• La visión de las torres de la Catedral se verá mejorada con los focos instalados en la nueva cubierta del antiguo edificio del Banco de España y futuro Museo da Cidade e das Peregrinacións. El inmueble, que todavía continúa en obras, ya cuenta con una nueva cubierta metálica que se está acabando de instalar. En ella se abrirá un lucernario precisamente con vistas a la torre del Reloj, que se complementará con la gran cristalera que sustituirá al antiguo patio inferior que daba a la rúa da Conga. Las obras, que promueve el Consorcio, está previsto que finalicen en el presente año, y han supuesto una remodelación total del inmueble, ya que el mal estado de los forjados obligaron a demolerlo prácticamente en su totalidad, salvo la fachada de Platerías y el muro que discurre por la rúa de Xelmírez. También se ha remodelado todo el sótano.

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS