El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

y toneladas de basura en la ciudad

Diez mil botelloneros en el Campus

Raxoi dice que hubo muchos controles y no se produjeron incidentes // Vecinos del Ensanche y del casco histórico se quejan por otra noche sin pegar ojo

J. E. • SANTIAGO   | 22.05.2009 
A- A+

Antonio Hernández
El aspecto que presentaba la mañana de ayer el Campus Sur era lamentable. Había botellas, vasos, papeles y bolsas tiradas por todas partes
FOTO: Antonio Hernández

Fue algo increíble. Diez mil personas, según datos facilitados por la Policía Local, participaron en un macrobotellón en el campus universitario la madrugada del miércoles, víspera del inicio oficial de las fiestas de la Ascensión.

Pese a toda esta multitud, y según la concejala de Seguridad Ciudadana, Marta Álvarez-Santullano, no se registró ningún percance, ni en el entorno de la Alameda ni en el resto de la ciudad, en donde se calcula que disfrutaron de la noche otros diez mil ciudadanos más. "Sólo hubo que desalojar un botellón en la plaza de la Inmaculada. En la plaza Roxa, en cambio, como estaba allí la Policía Nacional, no pasó nada", dice la edil. "Hubo muchos controles", añade.

Sus palabras contrastan, sin embargo, con algunos testimonios que llegaron ayer a este diario. Así, vecinos de la rúa Alfredo Brañas indicaron que "la fiesta en la calle empezó a las nueve o diez de la noche y no terminó hasta las once del día siguiente". Y no se quejan sólo por no poder dormir, sino "por el aspecto de las calles. "Salí de casa a la una de la madrugada y toda la calle estaba llena de vomitonas y cristales", dice uno de estos residentes. "Desde Porta Faxeira hasta O Toural, todas las ventanas estaban llenas de vasos de cristal o plástico a las doce de la noche", añade otro.

En el casco histórico también comentan que "aquí no pudimos dormir, y qué quieres que te explique. Pasó lo de siempre, que las juergas que llevan encima los que salen de los locales de ocio, no te dejan pegar ojo. Se ponen a dar gritos en medio de la calle y, no sé por qué, pero siempre rompen botellas de cristal contra el suelo", denuncian.

Además de estos vecinos de Santiago, que no han podido dormir ni cinco minutos durante toda la noche del miércoles al jueves, hay otros grandes perjudicados de la movida: los barrenderos. Ayer, a primera hora tuvieron que limpiar todas las calles del casco histórico y del Ensanche. Tras acabar esta faena, se fueron con sus escobas y capachos al Campus Sur. A la una y media de la tarde seguían trabajando, y es que la basura inundaba todo el recinto universitario, desde la zona del estanque hasta San Lourenzo.

Y es que, como cuentan muchos testigos, tras el concierto de Los Delinqüentes, los jóvenes se sentaron en grupos para vivir su botellón. Había cientos de pequeños grupos.

. local@elcorreogallego.es