El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

denuncia

Obligan a una jubilada a identificarse por darle de comer a unos gatos

La Policía Local amenazó con llevar al Cuartelillo a una mujer por alimentar a unos mininos en una calle // Raxoi dice que los agentes tienen que velar para que se cumpla la ordenanza

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 26.03.2010 
A- A+

"No soy de ETA, no he cometido ningún delito, y no hay derecho a cómo me ha tratado la Policía Local", afirma Nieves S. F., una vecina de Santiago que el pasado miércoles fue obligada a identificarse por dos policías locales cuando le estaba dando de comer a unos gatos abandonados en el Campus Sur.

Nieves acude a este lugar desde hace más de diez años. "Voy a una zona que está entre la Facultad de Farmacia y la Casa de Ejercicios Espirituales, en donde estacionan coches", explica. Allí aparecen, en cuanto la ven llegar, alrededor de diez gatos abandonados.

El pasado miércoles, a las ocho de la tarde, estaba en esta labor cuando "me aparecieron dos policías locales", dice Nieves. "Me dijeron que no les podía dar de comer a los gatos, y yo les respondí que éste es un sitio apartado, en el que no se molesta a nadie. Es casi como un monte. Además, no dejo papeles, los gatos se comen todo, y no quedan desperdicios". Nieves también explica que ya advirtió a Raxoi del abandono de estos animales.

Los agentes le pidieron entonces el DNI. Ella se negó a dárselo, y la autoridad local le volvió a reclamar que se identificase con la amenaza de llevarla al Cuartelillo si no lo hacía. "Fue una experiencia horrible", comenta Nieves. "Me sentí completamente indefensa ante unos señores que, se supone, tienen que proteger a los ciudadanos", afirma. "Además, me reclaman a mí, que no he manchado nada. Y, sin embargo, a los del botellón, que llenan todo de orines, vomitonas y dejan toneladas de basura ¿que hace el Ayuntamiento con ellos?", reflexiona esta vecina.

La tensión de verse sola ante los policías fue tanta que Nieves, que ya es una persona jubilada, tuvo una crisis nerviosa, explotó a llorar y tuvo que tomar alguna medicación por la noche. "Me dio muchísimo coraje", dice. La Policía se llevó al final sus datos "y supongo que ahora me multarán". Pero lo peor no es eso, sino que "me han dicho que me iban a vigilar todos los días para que no le vuelva a dar de comer a los gatos, y me siento amenazada. Voy con miedo por la calle", comenta.

Desde Raxoi responden que la Policía actuó a petición de los vecinos, y que tienen que hacer cumplir la Ordenanza que prohíbe dar de comer a los animales.

LA CLAVE

Norma municipal

·· Raxoi instaló en febrero unos carteles en la plaza de Vigo que anuncian que "queda prohibido dar de comer a los animales". Y lo hacía porque estos vecinos llevan años sufriendo los daños que provocan la presencia masiva de palomas. Se espera que si nadie les da de comer, se irán. Otra cosa es alimentar a unos gatos en un lugar apartado .