El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Monseñor Barrio: “Debemos dar testimonio de fe con actitud de servicio”

Monseñor Barrio fue investido ayer caballero de la Orden de Santiago en un solemne acto en la Catedral, en el que participó el príncipe Pedro de Borbón-Dos Sicilias

Momento de la imposición del hábito blanco a monseñor Barrio, ayer, en la Sala Capitular.  - FOTO: F. Blanco
Momento de la imposición del hábito blanco a monseñor Barrio, ayer, en la Sala Capitular. - FOTO: F. Blanco

ARTURO REBOYRAS  | 02.02.2018 
A- A+

Monseñor Julián Barrio ya es caballero de la Orden de Santiago. La Sala Capitular de la Catedral acogió ayer a mediodía el solemne acto de cruzamiento y toma de hábito del arzobispo compostelano, con el que pasó a formar parte de la regia institución. La ceremonia comenzó con una procesión por el claustro de la Basílica, en la que participaron los caballeros de la Orden y las madres comendadoras, encabezados por el príncipe Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, duque de Calabria, jefe de la Casa Real Dos Sicilias y presidente del Real Consejo de Órdenes Militares; y el Cabildo Metropolitano, presidido por el propio arzobispo y el deán, Segundo Pérez.

Ya en la Sala Capitular tuvo lugar la lectura del documento del rey Felipe VI en el que se señala la concesión de la distinción a monseñor Barrio, un reconocimiento que el arzobispo recibe coincidiendo con el 25 aniversario de su ordenación episcopal. Tras comprometerse a cumplir los preceptos de la Orden, el nuevo caballero fue investido con la espada y a continuación recibió las vestiduras blancas selladas con la cruz roja de Santiago. Así, después de saludar a todos los caballeros presentes en el acto, el arzobispo tomó asiento entre ellos, para luego iniciar una nueva procesión hacia la Capilla mayor de la Basílica, donde se celebró una misa de acción de gracias.

En su homilía, monseñor Julián Barrio quiso agradecer en primer lugar “este gran honor” que le concedió la Orden de Santiago, al tiempo que manifestó su intención de “poder responder con la gracia de Dios”. En este sentido, el prelado de la capital de Galicia quiso recordar a sus hermanos caballeros de la Orden de Santiago la importancia de la espiritualidad. “Hemos de confesar que Jesús venció a la muerte y que si nos unimos a Él obtendremos la vida eterna”, dijo. Así, instó a “actuar como Él, haciendo el bien”, y también a “responder a la vocación de santidad para realizar la misión de la Iglesia”.

“El patrimonio de la fe es un patrimonio vivo”, señaló, antes de animar a los asistentes a “dar testimonio de Dios con el espíritu de las bienaventuranzas”. Con esto, monseñor Barrio se refirió a la situación actual. “En una sociedad afectada por actitudes neopaganas, nosotros debemos dar testimonio de fe con actitud de servicio. No podemos olvidar que la existencia es don, gracia y desafío”, afirmó a los caballeros.

La eucaristía en la Catedral finalizó con la función del Botafumeiro y la entonación del himno del Apóstol Santiago. Entre las autoridades civiles se encontraban el rector de la USC, Juan Viaño; el secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, el gerente del Xacobeo, Rafael Sánchez Bargiela; el presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, el doctor José Carro Otero; y el director del Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento, Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, entre otros.

Además del príncipe Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, duque de Calabria, entre los caballeros se encontraban los dos comendadores mayores de la Orden de Santiago, Alfonso de Zulueta y Sanchiz, conde de Santa Ana de las Torres; y Juan de la Barreda y Acedo-Rico; y también el duque de Hornachuelos, José Ramón de Hoces y Elduayen.