El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Nadie quiere explotar el Monte do Gozo por las leoninas condiciones de Turismo

El pliego exigía a la concesionaria realizar reformas en la zona de alojamiento // Tras el ‘pinchazo’, el departamento que dirige Nava Castro tendrá que ejecutar las obras y rebajar las pretensiones

El concurso para la explotación del Monte do Gozo ha quedado desierto. No se ha presentado ninguna empresa - FOTO: Antonio Hernández
El concurso para la explotación del Monte do Gozo ha quedado desierto. No se ha presentado ninguna empresa - FOTO: Antonio Hernández

SANTIAGO. MARTÍN FERNÁNDEZ  | 12.10.2017 
A- A+

El Gobierno gallego sacaba a concurso el pasado mes de junio la explotación de las instalaciones del Monte do Gozo por un plazo de diez años, con cinco prorrogables. La licitación del contrato coincidía con la recta final de las obras de acondicionamiento realizadas por la Xunta en los últimos años, con el objetivo de poner en valor uno de los símbolos vinculados a la peregrinación xacobea, tras un largo período de abandono. Sin embargo, apenas tres meses después del anuncio, la Xunta ha tenido que declarar desierto el concurso para la gestión del Monte do Gozo, después de que ninguna empresa se haya presentado a la licitación abierta.

Las condiciones del pliego de contratación para la gestión de las instalaciones del Monte do Gozo exigían a la empresa concesionaria sufragar los gastos de mejora de los 18 pabellones, la equipación, el personal, la vigilancia, el mantenimiento y la limpieza, entre otras condiciones. La concesión, por un período de diez años, incluía la gestión del complejo de alojamiento compuesto por los pabellones, un centro de recepción, restaurante, cafetería, locales para tiendas, piscinas, zonas de circulación y estacionamiento.

El ámbito de actuación se corresponde con una superficie total de más de 63.000 m² y el plazo de concesión establecía un período de diez años desde la formalización del contrato, con la posibilidad de ser prorrogado por cinco años más, previo acuerdo expreso del órgano de contratación. 

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt