El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La Nutrición Celular Activa, la gran aliada en la lucha contra el cáncer

La doctora en Farmacia y experta en Nutrición Yolanda Albelda desaconseja beber leche de vaca y comer mucha carne de ternera // Ofrecerá el lunes una charla en la Rosaleda texto A. Cao

Yolanda Albelda
Yolanda Albelda

07.10.2017 
A- A+

Beber leche en edad adulta, comer mucha carne de ternera y azúcar, así como prescindir de la fruta y verdura, favorecen la aparición de cáncer. Éstas son algunas de las claves que la doctora en Farmacia y experta en Nutrición Yolanda Albelda, ofrecerá este lunes día 9, a las 16.00 horas, en la charla que lleva por título Nutrición, importancia antes/durante/después del cáncer.

La conferencia sobre cáncer y Nutrición Celular Activa (la también llamada nutrición inteligente) tendrá lugar en el marco de las acciones organizadas con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama que están abiertas a pacientes, pero también al público general. El Hospital HM Rosaleda de Santiago ha organizado esta iniciativa, que han llamado Octubre mes de la concienciación sobre el cáncer de mama, y que contempla, además de la charla de Nutrición Celular Activa, conferencias sobre tatuaje de areola, sexualidad o gestión del estrés.

Evitar la vida sedentaria y cuidar la alimentación es fundamental para quienes padecen un cáncer, han terminado el tratamiento o tienen predisposición genética a sufrirlo. La Nutrición Celular Activa se basa en el poder terapéutico de los propios alimentos y está respaldada por evidencias científicas.

La corrección alimentaria, la detoxificación Celular (detoxificación hepática e higiene intestinal), potenciar un sistema inmunitario equilibrado y la suplementación, son los cuatro pilares fundamentales.

Aunque la genética juega un papel muy importante en la aparición del cáncer, las últimas investigaciones señalan la responsabilidad de la alimentación en un 35 %, por encima de factores como el tabaco (30 %), contaminación, estilo de vida, estrés, etc. Se trata de cuestiones muy relevantes que a muchos les provocarán sorpresa.

"Es importante señalar que no existe una dieta anticáncer y que cada caso es diferente, y dependerá del estado en que se encuentre. Pero sí es cierto que para prevenir y luchar contra el cáncer, además de llevar a cabo cambios importantes en nuestra manera de nutrirnos (porque alimentarse no es lo mismo q nutrirse), la Nutrición Celular Activa incide en la necesidad de realizar una correcta detoxificación Celular, tanto a nivel hepático (órgano fundamental a la hora de eliminar toxinas endógenas y exógena), como a nivel intestinal (ya que el intestino está considerado como "el segundo cerebro"). En algunos casos también es necesaria una suplementación adicional de nutrientes esenciales, que no son incorporados en cantidades suficientes mediante la alimentación cotidiana", explica Yolanda Albelda.

Algunas de las pautas son tan sencillas como incorporar a nuestra dieta un 30-50 % alimentos crudos, tomar preferente alimentos cocidos, al vapor o a la plancha suave y evitar altas temperaturas en horno, a la brasa, barbacoa (que no superen los 120ºC) en la preparación de la comida.

Otras implican cambios en nuestros hábitos alimenticios, como evitar en la edad adulta el consumo de leche animal entera (sobre todo de vaca) y sus derivados (queso, yogures...). En este sentido, un estudio americano puso de manifiesto que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera al día tienen un riesgo superior a tres veces de padecer cáncer de ovario que las que no la toman nunca.

Diferentes investigaciones apuntan que para reducir el riesgo de padecer cáncer conviene eliminar de nuestra dieta el azúcar, el aspartamo y la sacarina, las grasas saturadas, las carnes y sus derivados (especialmente de ternera, etc...

En cambio, conviene consumir Vitamina C, Flavonoides o Bioflavonoides (presentes en infinidad de frutas como el pomelo, limón, cerezas, manzanas, uvas, grosella...), antocianos (que están en la uva, las fresas, las moras, los arándanos, granadas...), lignanos (que encontramos en las semillas de lino, las frutas, las hortalizas o los cereales integrales), isoflavonas (presentes en la soja y en sus derivados), terpenos (que están en las coles o en algunas plantas aromáticas como el perejil, o la menta), compuestos sulfurosos (que encontramos en crucíferas como las coles, los berros, el nabo y especialmente el brécol).

En esta charla, además de enseñar al paciente oncológico (y a su entorno) a nutrirse mejor, para prevenir recidivas, paliar muchos de los efectos secundarios provocados por la quimioterapia o la radioterapia, o a evitarlo en el caso de las personas que tienen una alta predisposición genética, se hará hincapié en la importancia de la medicina preventiva.

Yolanda Albelda

doctora

"Es importante señalar que no existe una dieta anticáncer. Cada caso es diferente y dependerá del estado en que se encuentre"