El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

El okupa del Clínico de Santiago lleva ya 24 días atrincherado

Tiene una intoxicación y lleva 24 días 'atrincherado' // Le dijeron que le cobrarían como en un hotel de cinco estrellas

J. ESTRADA SANTIAGO   | 22.07.2010 
A- A+

E. F. S.
Servando Pérez entró en el servicio de Urgencias del Clínico el 29 de junio y, desde entonces, reclama que el Sistema Sanitario Público le dé un tratamiento para su dolencia, una intoxicación por mercurio
FOTO: E. F. S.

Servando Pérez era hace unos años un deportista destacado. Participaba en competiciones de traineras con el Club de Remo Mecos de O Grove. Y también tenía una buena carrera como profesor, con trabajo en la Facultad de Ciencias de la Educación de la USC. Pero todo ese organizado mundo se le vino abajo en tan solo un día, cuando, en 2005, fue al dentista para ponerse cuatro empastes.

"El odontólogo no tiene culpa", dice. "Solo me colocó una amalgama de plata. El responsable es el Ministerio de Sanidad y Consumo por permitir este material en el que no se especifica que contiene mercurio", dice.

Ese elemento intoxicó su cuerpo y, desde entonces, "sufro temblores, mi memoria a corto plazo está fatal, me desoriento, tengo dislexia y otros problemas intestinales, de piel, etcétera".

El 29 de junio no podía moverse, y su familia lo llevó a Urgencias del Hospital Clínico. "Me trataron como si tuviera una lumbalgia aguda, y me dieron Valium y antiinflamatorios: algo totalmente contraindicado para mí". Pero desde entonces se niega a abandonar el hospital y reclama que se le dé la asistencia sanitaria que necesita "y a la que tengo derecho".

El problema es que el sistema Sanitario Público no tiene un tratamiento adecuado para su caso, como demuestran varios informes de los años 2007 y 2010, en el que hay opiniones, incluso, de médicos del Clínico, según explica el propio paciente.

La solución pasa por poner al enfermo en manos de otros médicos.

"El pasado 3 de julio, el subdirector operativo del Clínico me habló de llevarme a una clínica privada de Málaga. Pero, de repente, todo se silenció, y no me dieron más respuestas", explica el afectado. Así las cosas, Servando siguió esperando negándose a irse del hospital hasta tener una solución, lo que le valió ser conocido como el Okupa del Clínico.

Este martes 20 de julio, tres semanas después de su ingreso, "el jefe de la S­ección de Medicina Interna del CHUS, Arturo González, me dio el informe de mi alta. En él no hace alusión a nada relevante a mi intoxicación. Se ha silenciado", se queja. Una hora más tarde, le llamaron del departamento de Admisiones, y "me dijeron que si no me iba, me cobrarían la cama como un hotel de cinco estrellas". Ayer le dijeron que "avisarían al juez". Desde el hospital solo responden que "el proceso asistencial de este paciente ha finalizado. Recibió el alta".

local@elcorreogallego.es

LOS DATOS

1 Justicia Servando dice que no quiere abandonar el hospital Clínico porque "me acojo al derecho de asistencia sanitaria que tenemos todas las personas que hemos cotizado a la Seguridad Social".

 

2 Málaga o Alemania Los hospitales públicos españoles, sin embargo, no tienen un tratamiento adecuado para estas intoxicaciones crónicas por mercurio. La solución sería trasladar al paciente a una clínica privada de Málaga. También se habló de un médico alemán.

 

3 ¿Por la privada? Servando dice que no puede pagarse un tratamiento así de su bolsillo. "El dinero ya me lo he gastado haciendo biopsias de músculo y otras pruebas en clínicas privadas hasta descubrir que tenía esta intoxicación crónica por mercurio". "Es obligación de la Seguridad Social española costear este tratamiento", dice.

4 No es el único La Comisión Nacional por el Reconocimiento del Síndrome Múltiple dice que el caso de Servando no es el único. "El tratamiento es muy específico y solo pueden aplicarlo entidades con una experiencia contrastada". Esta Comisión apoya la reclamación de Servando.

 

5 Sentencia Una sentencia del TSXG también reconoce que la enfermedad de Servando es una intoxicación crónica de mercurio.