Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Jueves 18.09.2014  | Actualizado 13.22 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Santiago | local@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

{AILOLAILO}

Ovejitas pastando en el Gaiás

DEMETRIO PELÁEZ CASAL   | 15.01.2011 
A- A+

pues eso, que el teleférico que supuestamente algún día lejano unirá el casco histórico de Santiago y la estación de tren con la recién estrenada Cidade da Cultura se ha convertido en la bestia negra de infinidad de puristas a los que les salen sarpullidos con solo pensar que unas cabinas volantes sobrevolarán las Brañas de Sar. La esencia de la Compostela rural correrá peligro si dicho engendro sale adelante, dicen los expertos del Icomos, para quienes la capital gallega es una aldea que debería estar condenada a no crecer, y en similares términos se expresan muchos "paisajistas urbanos" que ven en el teleférico un atentado contra el buen gusto. Curiosamente, los que defienden esta teoría también suelen opinar lo mismo de la propia Cidade da Cultura, a la que comparan con una especie de mazacote que se alza en un monte que jamás debió de ser mancillado.

El caso es que uno de los mejores arquitectos del mundo ha vomitado su genialidad en la ciudad del Apóstol y aquí algunos, muchos, siguen añorando los tojos del Gaiás. Manda huevos. En fin, en esos debates cansinos andamos metidos por estos lares mientras otras ciudades, llenas de vida y pulso, se trasforman y reinventan constantemente sin aguantar ni un diez por ciento de las absurdas mandangas que soportamos aquí. En Londres, por ejemplo, tuvieron los santos bemoles de plantar una noria gigante y futurista a un paso del intocable Parlamento... y el contraste es perfecto, estéticamente impecable. Los puristas y pesaditos que en su día protestaron (seguro que lo hicieron) al conocer este proyecto deben estar ahora comiéndose sus palabras al ver que la London Eye se ha convertido en uno de los monumentos más fotografiados de la capital británica y al comprobar que la enorme hélice plantada a la vera del Támesis no solo hace deslucir un entorno realmente magnífico, sino que lo embellece aún más, especialmente de noche, cuando el lento giro de las cabinas futuristas se funden con las luces del Big Ben.

Lo mismo ocurre con el Puente y la Torre de Londres, en cuyo entorno Norman Foster está creando la arquitectura más atractiva del planeta, o en cualquier calle cercana al cogollo intocable de Picadilly, donde aún se palpa y respira, en las luces transgresoras, los neones Blade Runner y la cartelería rompedora, el revitalizador antiestablismen parido en los 60´s por las minifalderas y los mod que acudían en masa a las tiendas de Carnaby street.

Eso sí, donde estén las ovejitas pastando en el monte Gaiás que se quite todo lo demás...

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS