El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Parquin de Belvís: una trampa para coches

Muy irregular y levantado por las raíces de los árboles, el pavimento pone en serios aprietos a los conductores // Raxoi descarta su ampliación y sostiene que trabaja en un proyecto para mejorar el firme y la caseta de entrada

PARQUIN DE BELVÍS Una cinta de seguridad separa dos plazas especialmente sensibles por el mal estado del pavimento  - FOTO: L.E.
Ver galería
PARQUIN DE BELVÍS Una cinta de seguridad separa dos plazas especialmente sensibles por el mal estado del pavimento - FOTO: L.E.

ELVA OTERO. SANTIAGO  | 13.10.2016 
A- A+

Levantado por la fuerza de los árboles que crecen sin control, el firme dibuja ángulos imposibles. Muy irregular, el pavimento que cubre el recinto mide la destreza al volante de más de un conductor. Una cinta de seguridad divide dos plazas particularmente sensibles a la hora de estacionar. Cuenta con 122. Tampoco las farolas tienen buena cara y amenazan con perder el equilibrio en cualquier momento. Es la imagen de espanto que ofrece el aparcamiento público de Belvís. Referencia para vecinos del casco histórico y turistas, hace ya mucho tiempo que arrastra esta foto de decadencia y abandono.

Ni siquiera la elevadísima demanda ha sido capaz de apurar una solución. Día estrella de la Plaza de Abastos, los sábados suele colgar el cartel de completo. También en efemérides señaladas que atraen a la ciudad a cientos de turistas. Con casi ningún garaje anexo a la vivienda, los que residen en la zona vieja soportan listas de espera de varios meses para conseguir un abono. Dejar el vehículo las 24 horas cuesta 67,47 euros y, durante todo el día, 52,22. Es el más barato después de Xoán XXIII, también gestionado por la empresa municipal Tussa.

UN REFERENTE DE LA PLAZA
Aunque no concretan plazos, desde el Concello de Santiago avanzan que “se está elaborando un proxecto de mellora”. Servirá para acondicionar el pavimento y la caseta de entrada. Muy próximo al casco viejo, el anterior equipo de gobierno especuló con una posible ampliación para dar servicio a los clientes de la Plaza de Abastos. La reforma del Mercado incluía un estacionamiento subterráneo, pero las catas obligaron al PP a cambiar la hoja de ruta y pensar en otras alternativas para satisfacer una demanda histórica de los comerciantes. La intervención en el espacio de la rúa das Trompas iría paralela al derribo de la Casa da Xuventude. Pero Compostela Aberta echó abajo la operación y descarta aumentar la superficie del parquin porque “afecta á zona verde”.



Participa