Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Peregrinos desde catorce años a más de sesenta, en la 'troupe' de Antonio Catalán

El presidente de AC Hoteles completa su Camino número 21 // Le acompañó Miguel Indurain, pero solo en dos etapas

ANA CALVO - SANTIAGO   | 05.07.2011 
A- A+

Ramón Escuredo
FOTO DE FAMILIA Catalán, en el centro, con su hijo a su izquierda, en el grupo de peregrinos
FOTO: Ramón Escuredo

Poco después de que un inmenso grupo de jovencitos irrumpiese cantando en el Obradoiro, a pie, cargados con enormes mochilas, acalorados, exhaustos y felices, la peregrinación de AC Hoteles-Marriot encabezada por Antonio Catalán seguía su mismo itinerario, con casi medio centenar de maillots blancos impolutos y sonrisas de satisfacción, al manillar de sus bicicletas. La entrada en el Obradoiro pone fin a seis jornadas de Camino desde Navarra, un total de 870 kilómetros que el grupo ha recorrido en seis etapas. En dos de ellas participó el ex ciclista Miguel Indurain, que tuvo que retirarse por los problemas en la rodilla de su hijo, que le acompañaba.

El que si llegó hasta el Obradoiro, un año más, fue el compositor ciego Serafín Zubiri, navarro como el presidente de AC Hoteles y que le ha acompañado ya en varias de sus rutas a Compostela. También completó la peregrinación el hijo de Catalán, que con catorce años marcaba uno de los extremos de un amplio abanico de edades que, en el otro, superaba los 63, "cuarenta y veintitrés", en sus propias palabras, del promotor de la iniciativa.

Además de gente de todas las edades, en el grupo hay peregrinos de multitud de nacionalidades, desde canadienses a alemanes, y también de todos los estamentos de la cadena hotelera. Catalán señaló que en la peregrinación han pedaleado juntos "directores, consejeros, metres y maleteros". Ha sido, añadió, un "año complicado" por la aparatosa caída en la etapa entre Burgos y León de uno de los peregrinos que tuvo que ser hospitalizado con varias costillas rotas.

Antonio Catalán, que ayer tenía previsto comer con el presidente de la Xunta tras participar en la tradicional misa del Peregrino, regresaba ayer mismo a su casa.

En el Obradoiro volvió a recordar el origen de sus peregrinaciones anuales: su mujer atropelló por accidente a su hija de dos años con el coche, lo que le llevó a prometer hacer el Camino si se curaba. Ese año, hace ya 21, lo hizo por primera vez, acompañado por cuatro amigos. Dos de ellos formaban parte ayer del numeroso grupo que entró en el Obradoiro. Sus cánticos, sin embargo, quedaron silenciados por el bullicio incesante de los jóvenes mochileros, sus 'vecinos' en la plaza.

acalvo@elcorreogallego.es