El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

se agudiza el debate de la seguridad

El presidente de Adif asegura que el siniestro se podría haber evitado con el sistema de seguridad ERTMS

Ferre afirma que la elección del sistema de seguridad en los trenes corresponde al operador ferroviario // Retiran a locomotora do tren sinistrado e Adif mantén a previsión de reabrir a vía 1 este luns // Renfe y Adif culpan del accidente del tren Alvia al maquinista // "La función del conductor es controlar la velocidad, porque si no, sería un pasajero", espeta el responsable de Adif // "Esto no es un accidente de la alta velocidad española", dice el presidente de la compañía ferroviaria // Los compañeros del maquinista lo defienden y apuntan a cambio brusco de velocidad en la vía sin sistema alerta // Una plataforma recoge más de 22.000 firmas en apoyo al maquinista // "Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer", fueron las palabras de uno de los maquinistas del tren siniestrado en una conversación telefónica tras la tragedia // El sindicato de maquinistas dice que no habría ocurrido si el sistema de seguridad ERTMS funcionase en ese tramo // El Colegio de Ingenieros casi descarta el fallo humano y pide garantías de fiabilidad del AVE // Pastor dice que los sistemas de seguridad ferroviarios se instalan en función del tipo de tren y la velocidad // Vídeo del momento del descarrilamiento

ALBERTO MARTÍNEZ // REDACCIÓN Y AGENCIAS  | 29.07.2013 
A- A+

El presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, ha asegurado este domingo que el accidente del tren Alvia que descarriló el pasado miércoles en Santiago de Compostela se podría haber evitado si hubiera contado con un sistema de seguridad ERTMS que llevan incorporados los trenes de alta velocidad.

"Si ese tramo hubiera tenido ERTMS y la máquina hubiera tenido el sistema a bordo, ese exceso de velocidad lo habría frenado automáticamente", ha señalado Ferre en una entrevista en 13TV recogida por Europa Press.

Asimismo, ha afirmado que el sistema de frenado del Alvia, que recibe la denominación de ASFA, únicamente estaba preparado para frenar el tren a partir de una velocidad superior a 200 km/h, algo que no ocurría con el vehículo siniestrado.

Por el contrario, los trenes de alta velocidad sí llevan incorporados el sistema de seguridad ERTMS, que habilita la función de frenado automático a través de un sistema informático en caso de que el maquinista supere la velocidad permitida en determinados tramos.

Según las estimaciones de Ferre, existen en España un total de 9.000 kilómetros de vías con el sistema de frenado ASFA. En el caso del tramo de Orense a Santiago, una parte de este recorrido contaba con ERTMS y otra con ASFA (en la zona accidentada), una decisión que Ferre atribuye al operador ferroviario.

"El operador lo ha decidido así y nosotros únicamente gestionamos la vía y ponemos a disposición los sistemas de seguridad. Cada operador ferroviario toma las decisiones que considera oportunas y embarca los sistemas de seguridad que considera oportunos", ha señalado.

El dirigente de Adif ha explicado que la empresa pública contempla implantar "poquito a poquito" los sistemas de frenados más novedosos a las líneas que no cuentan con ellos (además del ASFA y el ERTMS, hay otro sistema todavía más avanzado, ERMTS2, apenas implantado), si bien ha recordado que "ningún otro país europeo" tiene el sistema de seguridad ERTMS.

A pesar de ello, ha insistido en que no hay ningún sistema que garantice la posibilidad de que no haya un fallo humano. "Siempre se puede producir uno, y de hecho en este accidente se ha producido un fallo, aunque todavía no se sabe si es técnico, humano o qué", ha aseverado.

En esta misma línea, ha instado a "no especular" con la responsabilidad del accidente, puesto que podría haberse producido por "muchas razones". "Recomiendo no especular con esto porque nos podemos llevar muchas sorpresas", ha señalado.

UNA NORMA "SAGRADA"

El hecho de que el aumento de velocidad a la que circulaba el tren pudiera estar relacionado con una bonificación por puntualidad también ha sido descartado por Ferre, puesto que entiende que no es motivo para incumplir "una norma tan sagrada" como es superar la velocidad permitida.

"Los clientes quieren salir y llegar a la hora y nosotros sí tenemos esa retribución variable, pero diminuta en comparación con las del sector privado y, en cualquier caso, no es la razón, bajo ningún concepto, de incumplir una norma tan sagrada para un maquinista como es la velocidad", ha resaltado.

Asimismo, ha reiterado que el fallo no está relacionado con recortes en materia de seguridad, puesto que "es lo único que no se puede tocar, algo primordial". Ferre ha destacado que el sistema ferroviario español cuenta con más de 9.000 empleados centrados en la materia de seguridad, por lo que ha subrayado que es "absolutamente seguro".

CONTRATACIÓN INTERNACIONAL

Respecto a la dificultad para trazar la curva donde ocurrió el accidente, ha afirmado que "no existen curvas difíciles y todo consiste" en tomarla como está prescrita. Además, ha alertado de que la comisión de investigación para conocer las causas "no tiene un plazo" para dar a conocer sus conclusiones, ya que hay que esperar a que "tengan una idea clara" de lo que ocurrió.

Por último, también ha respondido a las críticas que podrían afectar a la contratación de empresas españolas del sector en el extranjero, asegurando que "la selva es un lugar civilizado comparado con las cosas que suceden en este mundo". "En la guerra todo vale para hacer hincar la rodilla al enemigo, pero espero que no lo estén haciendo", ha concluido.

ERTMS EN PRUEBAS POR PROBLEMAS CON LA OROGRAFÍA

Según pasan las horas desde la tragedia de la curva de A Grandeira, cada vez se entiende menos que un tren de alta velocidad –aunque sea de nivel B como el Talgo Dual Alvia S730, que puede alcanzar los 250 km/hora en una via de ancho estándar y 220 km/hora en una de ancho ibérico, como hoy en día es la de Santiago a Ourense–, esté exclusivamente en manos de una sola persona, el maquinista, y que no sea guiado de forma automatizada hasta su destino. Y todo ello por no disponer en los últimos 7 km de ese corredor el sofisticado sistema Ertms. Un coste de unos 7 millones de euros en una línea en la que se invirtieron en total 2.547 millones en su construcción. El presidente de Adif admite que el sistema de seguridad más avanzado (ERTMS) no estaba operativo. Su frecuencia de radio GSM falla por la orografía.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

RENFE Y ADIF

Las declaraciones en contra de la actuación del maquinista del tren Alvia que descarriló en Santiago son muy duras. Los responsables de Adif  (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) y Renfe se manifestaron a los medios afirmando que non hay fallo de los mecanismos de seguridad y que era labor del maquinista acomodar las velociodades al protocolo al efecto. En una entrevista con Efe, el presidente de Adif, Gonzalo Ferre ha afirmado que "cuatro kilómetros antes del lugar donde se produce el accidente (el maquinista) ya tiene la notificación de que tiene que empezar a reducir la velocidad, porque a la salida del túnel tiene que ir a 80 (kilómetros) por hora".

Además, Ferre ha defendido que funcionaron todos los sistemas de seguridad y que, en cualquier caso, el maquinista tenía una hoja de ruta con todas las indicaciones porque "esa es la función del maquinista dentro del tren", es decir, "controlar la velocidad", porque "si no, sería un pasajero". "Lo lógico y lo normal es que el conductor jamás vaya a una velocidad por encima de la permitida", ha apuntado, para añadir que Adif no ha detectado nunca problemas en ese sentido, porque "hay controles estrictos de velocidad y si se pasa se le retira la licencia".

Por su parte, el presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, ha asegurado que la tragedia ocurrida en Santiago en el siniestro ferroviario del pasado miércoles, en el que hubo 78 muertos, "no es un accidente de la alta velocidad española".

La polémica es muy fuerte, porque los compañeros del maquinista lo defienden y los sindicatos aluden a la falta de un sistema de seguridad de la alta valocidad. Ya han empezado a recoger firmas en su apoyo. En cualquier caso, todos apelan a las investigaciones en curso.

Francisco José Garzón Amo, el maquinista del tren Alvia que sufrió un grave accidente el pasado miércoles, se ha negado a declarar ante la Policía, acogiéndose a su derecho a no hacerlo, informaron a   Europa Press en fuentes policiales.

El conductor del tren, quien reconoció poco después de producirse   el siniestro que iba a una velocidad de 190 kilómetros por hora,   cuando la velocidad límite en ese tramo era de 80 kilómetros por   hora, se encontraba acompañado de su abogado en el momento en el que   la Policía intentó que prestara declaración.

Francisco Grazón permanece detenido en el Hospital Universitario de la capital gallega desde las 20.00 horas de este jueves y se le han leído los derechos, a la espera que se le tome declaración. Está imputado por "imprudencia", según ha explicado el jefe superior de la Policía de Galicia, Jaime Iglesias.

El jefe superior de la Policía de Galicia, Jaime Iglesias ha indicado en rueda de prensa que el maquinista está "imputado por un hecho delictivo vinculado a la autoría del siniestro.

El maquinista dijo que se quería "morir", una vez que fue consciente de que el convoy había descarrilado a la altura de una curva ubicada en el lugar de Angrois, según se refleja en conversaciones entre la máquina ferroviaria y la sala que ya han sido transcritas.

"La he jodido", figura en las transcripciones de esas conversaciones que ya han sido incorporadas a las indagaciones sobre las causas del siniestro, según han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación.

Estas fuentes han explicado que la comisión judicial aún no ha empezado a oír las dos cajas negras del tren siniestrado, que están bajo custodia policial, ya que se han priorizado las labores de identificación de los 80 fallecidos recuperados.

No obstante, sí se ha podido realizar un primer análisis de las transcripciones de las conversaciones mantenidas entre el tren accidentado y la sala, que forma parte del material que se ha facilitado, junto con imágenes de al menos dos cámaras de vídeo, una de ellas ubicada a la salida del túnel.

En esas conversaciones, el maquinista también reconoce, tras descarrilar, que alcanzaba una velocidad de 190 kilómetros por hora. No obstante, esa zona estaría limitada a 80 kilómetros por hora. 

El maquinista Francisco José G.A. permanece en el hospital Clínico bajo custodia policial, a la espera de prestar su testimonio, una vez que el juez que lleva el caso, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago de Compostela, ha ordenado a la Policía Judicial tomarle declaración como imputado.

DEBATE SOBRE LAS CAUSAS

El presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, José Antonio Santamera, ha afirmado este jueves en declaraciones a EP que "casi" descarta el "fallo humano" como causa del trágico accidente de tren registrado ayer en Santiago de Compostela que ya se ha cobrado la vida de 78 personas porque el sistema de seguridad "se hubiera puesto en marcha". El Colegio ha "instado" a los investigadores del accidente de tren de Santiago de Compostela a que "se arroje luz cuanto antes sobre las causas del siniestro para garantizar la máxima seguridad y tomar las medidas complementarias que le devuelvan la completa fiabilidad a la Alta Velocidad.

Adif dice que en el punto del accidente el ASFA es suficiente, al ser un tramo de integración urbana

El tramo de línea ferroviaria de las proximidades de Santiago de Compostela donde el miércoles se registró el descarrilamiento del tren Alvia no requiere el sistema de seguridad ERTMS (European Rail Traffic Management System), dado que es un tramo de integración urbana en los que los trenes reducen la velocidad porque van a entrar en la estación y para el que el sistema ASFA es suficiente.

Así lo indicaron a Europa Press en fuentes de Adif, empresa pública gestora de la infraestructura ferroviaria, que apuntaron que el resto de la línea AVE Ourense-Santiago está dotado con el ERTMS.

Según estas fuentes, las líneas que cuentan con el sistema europeo de señalización, en los tramos de acceso a las ciudades disponen también del ASFA, que es "más que suficiente para la gestión de la circulaciones de los trenes en los tramos de acceso urbano y que permite velocidades incluso ligeramente superiores a los 200 kilómetros hora".


Adif afirma que la infraestructura de señalización estaba perfectamente

La infraestructura de señalización en el punto en el que se produjo el accidente del tren Alvia, próximo a la estación de Santiago de Compostela, estaba "perfectamente respecto a la señalización" y "en su funcionamiento" y "con todas las revisiones al día", han indicado a Efe fuentes de Adif.

La compañía, propietaria de la infraestructura ferroviaria de España, ha indicado también que el trazado de la curva en la que el tren descarriló responde a la integración de la vía con el resto de instalaciones y elementos existentes en la zona.

Las fuentes consultadas han explicado que cuando la línea ferroviaria discurre por ámbitos urbanos los radios de las curvas que tiene el trazado son más reducidos que en los tramos abiertos, razón por la que la velocidad en el tramo del siniestro estaba limitada.

Además, añaden, en las zonas próximas a las estaciones como la del accidente es necesario reducir y limitar la velocidad.

"Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer"

"Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer". Fueron las palabras de uno de los maquinistas del tren siniestrado en Santiago de Compostela en una conversación telefónica tras la tragedia. La policía ya le ha tomado las primeras declaraciones. El maquinista declarará como imputado.

Ambos conductores salieron ilesos del siniestro y estuvieron participando en las tareas de rescate. Las palabras del maquinista descartan un posible atentado, como así lo dicho el Ministerio del Interior.

El conductor del tren Alvia siniestrado anoche cerca de Santiago reconoció que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80 kilómetros por hora, han informado a Efe fuentes de la investigación.

Tras el siniestro mortal, el conductor mantuvo comunicaciones por radio en el que aseguró que iba a mucha mayor velocidad de la que indicaba la curva en la que se produjo el accidente.

Fuentes de la investigación han explicado hoy a Efe que, tras el accidente, el conductor del tren admitió también que iba a esta velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una conversación que mantuvo con el delegado del Gobierno en Galicia.

La Policía y técnicos de infraestructuras viarias investigan desde anoche las causas del accidente, en el que han muerto al menos 77 personas y otras 130 han resultado heridas, según los últimos datos ofrecidos por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

En una de las conversaciones telefónicas mantenidas tras la tragedia, uno de los maquinistas del tren dijo: "Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer".

Ambos conductores salieron ilesos del siniestro y participaron en las tareas de rescate, así como prestando ayuda en todo aquello que consideraron necesario.

La Policía Nacional ha desplazado desde Madrid a Santiago de Compostela a otros tres especialistas para colaborar en la identificación de cadáveres, que se suman a los seis agentes que se trasladaron anoche nada más ocurrir el trágico accidente.

Medio millar de agentes de la Policía Nacional participan en el dispositivo establecido tras el accidente de un tren Alvia en el que viajaban 247 pasajeros, han informado a Efe fuentes policiales.


Los maquinistas transmiten "su apoyo" al compañero

El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf) ha transmitido hoy "su apoyo" al compañero implicado en el accidente del tren Alvia siniestrado anoche cerca de Santiago de Compostela, en el que han muerto al menos 78 personas.

"Queremos mostrar nuestro apoyo al compañero implicado en este accidente ante la magnitud de este trágico suceso, en el que ha resultado herido leve y ponernos a su disposición para todo aquello que pudiera necesitar", ha expresado el Semaf en un comunicado colgado en su página web.

Los maquinistas han lamentado el "elevado número de víctimas mortales", así como la multitud de heridos de diversa consideración.

En "estos momentos de dolor", el sindicato Semaf también ha transmitido sus "más sinceras condolencias" y su solidaridad a los familiares de las víctimas y ha deseado "una pronta y completa recuperación" a los heridos.

"Ante una situación tan dramática, no podemos más que lamentar profundamente lo sucedido, reiterando nuestro apoyo y solidaridad con las víctimas, sus familiares y muy especialmente nuestra preocupación por el estado en que se encuentran aquellos compañeros que prestaban servicio en el tren como miembros de la tripulación", concluye la nota.

El Sindicato de maquinistas dice que no habría ocurrido si el sistema de seguridad ERTMS funcionase en ese tramo. Afirma que de momento no se puede confirmar que el maquinista condujese a 190 kilómetros por hora

Renfe confirma que el tren siniestrado pasó ayer mismo una revisión

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar Rodríguez, ha confirmado hoy que la línea ferroviaria donde se ha producido el accidente en Santiago de Compostela está dotada de un sistema de seguridad y ha asegurado que ayer mismo, por la mañana, el tren siniestrado pasó una revisión.

En declaraciones a la Cadena Cope, Renfe ha señalado que la caja negra está ya en manos del juez y se ha mostrado prudente sobre las causas que han provocado este accidente, que ha costado al menos la vida a 77 pasajeros.

El presidente de la compañía ha señalado además que no se tardará mucho en conocer las causas del siniestro pero es una decisión del juez que es quien tienen que valorar todas las pruebas.

Ahora es el momento de estar al lado de los familiares de las víctimas y trasladarles todo nuestro apoyo porque "ha sido un accidente tremendo y terrible", ha lamentado Gómez-Pomar. EFE