Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Domingo 26.10.2014  | Actualizado 00.00 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Santiago | local@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La vieja tasca O Porrón se convertirá en un hotel

Antes de que abriese la taberna, el edificio de Casas Reais se usó como escuela, fonda y hogar de estudiantes

ELVA OTERO  | 11.08.2011 
A- A+

Un lustro después de que la vieja taberna O Porrón echase el cierre, el número 20 de Casas Reais vuelve a abrir sus puertas para recibir a la piqueta. Hace escasos días arrancaban las obras para convertir la histórica vivienda en un hotel con encanto. Deshabitado y en estado ruinoso, el edificio esperaba que algún emprendedor le rescatara del olvido desde que Ramón Villaverde e Isabel Moar se vieran forzados a abandonar el negocio que regentaban en el bajo. En la madrugada del 24 de julio de 2006, el emblemático local desaparecía definitivamente de la oferta de ocio de Compostela. Fueron casi 70 años de cuncas, queimadas, sangrías, pinchos con sabor gallego y conversaciones, muchas conversaciones.

Punto de visita más que obligado para varias generaciones, la tasca empezaba a funcionar en plena Guerra Civil, en 1938. Isabel Moar creció entre sus paredes, ya que cuando era niña su familia utilizó parte de las instalaciones como vivienda. En 1984, su marido, Ramón Villaverde, cogía las riendas del negocio. Prácticamente desde su apertura, el aspecto de la taberna se mantuvo intacto. Contaba con un espacio principal de entrada, un salón trasero y una terraza interior. En sus paredes quedaron plasmadas las firmas de miles de clientes que, a lo largo de sus casi siete décadas, quisieron perpetuar su paso por el peculiar establecimiento de Casas Reais. Era su seña de identidad. Y es que el local fue testigo de los encuentros de los militares de San Caetano, los desahogos obreros, las penas estudiantiles y, por supuesto, la revolución femenina que irrumpía con fuerza en los 60 para conquistar un mundo eminentemente masculino.

Con un contrato de renta antigua, Isabel Moar y Ramón Villaverde no pagaban más que 180 euros al mes por el alquiler del local. La lucha entre propietarios e inquilinos se zanjaría con una sentencia judicial que obligaría a la pareja a cerrar definitivamente el negocio en julio de 2006.

UN SINGULAR ESCUDO HERÁLDICO. El número 20 de Casas Reais fue, sin embargo, algo más que el domicilio de una taberna en la que se ha escrito parte de la historia de Compostela. Se cuenta que en este inmueble vivió Pedro I el Cruel, hijo de Alfonso XI y María de Portugal. Nacido en Burgos en 1334, se vio obligado a huir de las tropas de Enrique de Trastámara cuando fue nombrado rey de Castilla. La leyenda dice que se refugió en esta vivienda entre 1366 y 1370. De ahí que la casa disponga de un escudo heráldico tallado en piedra que sobresale en la fachada principal, justo a la altura de la segunda planta.

Según ha podido saber este diario, en los años 40 del siglo pasado, el edificio pertenecía a la familia de médicos de José Moreno Segond, José Asorey Segond y Pilar Asorey. En agosto de 1942 vendieron la propiedad a un matrimonio procedente de Castilla, María del Pino Prieto y su esposo Ladislao Pérez Llanos. Previo desembolso de 58.000 de las antiguas pesetas, cerraron el contrato de compra ante el notario de la ciudad del Apóstol en aquella época, Gonzalo Rey Feijóo.

La pareja decidió entonces alquilar el inmueble. Diferentes inquilinos le darían uso como escuela, fonda, hotel, vivienda familiar, hogar para estudiantes y finalmente taberna. Zanjada la popular historia de O Porrón, el singular edificio de Casas Reais encara en 2011 una nueva etapa. Sometido a una rehabilitación integral, vendrá a enriquecer la oferta hotelera en la zona monumental. La casa dispone de un bajo con patio trasero y sótano; una primera planta con doble ventana que da a la rúa principal y a la parte de atrás; una segunda y tercera plantas con balcón y galería; y un cuarto piso abuhardillado. Como colofón, desde las galerías superiores se puede divisar una hermosa estampa del casco histórico: la espesa alfombra de tejados que se extiende entre Casas Reais y la rúa San Bieito.

eotero@elcorreogallego.es

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS