El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

CHEQUEO AL ENTORNO SONORO

Los ruidos del botellón, pesadilla de casi 50.000 hogares en Galicia

Cerca de 17.000 familias se quejan de las concentraciones de jóvenes para beber en la calle y más de 31.000 soportan las molestias colaterales de las zonas de ocio nocturno // El tráfico rodado es la primera fuente de contaminación acústica en Galicia

ÁNGEL ARNÁIZ • LUGO   | 05.09.2009 
A- A+

lavandeira j.r.
Panorámica de un macrobotellón, con centenares de jóvenes bebiendo en un espacio público, celebrado en el campus de Santiago
FOTO: lavandeira j.r.

"Aquí los fines de semana no hay quien duerma", dice un vecino del parque Rosalía de Castro, en la capital lucense, la zona cero del botellón y la movida nocturna. Su misma situación la padecen en Galicia cerca de 17.000 familias que se quejan de las concentraciones de jóvenes que se reúnen para beber en la calle. Otras 31.700 viviendas del mapa urbano gallego soportan molestias de ruido y alborotos por su proximidad a zonas de copas y ocio nocturno.

Son casi 50.000 hogares que padecen la pesadilla de la movida nocturna. Los ruidos molestos, la llamada contaminación acústica, es un problema que en Galicia afecta al 18,6% del total de las viviendas, es decir, a unas 181.000 familias. Así lo revela la encuesta realizada el pasado año por el Instituto Galego de Estadística (IGE) sobre Hogares y Medio Ambiente.

Pese a la polémica social que genera el ocio nocturno, quejas vecinales incluidas, la principal causa de contaminación acústica en Galicia, al igual que sucede en toda España, es el ruido que origina el tráfico terrestre, que en nuestra geografía afecta a 70.000 hogares situados en las grandes ciudades y las proximidades de los principales ejes viarios.

Los ruidos mecánicos provocados por maquinaria de obras, talleres e industrias es la segunda causa de contaminación acústica en la comunidad gallega , de acuerdo con las quejas de los hogares recogidas por la citada encuesta del IGE. Un 5,4% de las viviendas sufren molestias por esta causa. Los vecinos escandalosos, el martirio de muchas familias, también perturban la tranquilidad en nuestros hogares en un alto porcentaje, de hecho son la tercera causa de contaminación sonora en Galicia. De acuerdo con los datos hechos públicos por el Instituto Galego Estadístico, el 5,3% de los hogares gallegos, algo más de 50.000, se ven afectadas por ruidos procedentes de las viviendas contiguas.

Las molestias por ruido de origen animal, sobre todo de granjas ubicadas en entornos urbanos del rural, afecta a un 2,5% de las viviendas gallegas afectadas por contaminación acústica.

El ruido del tráfico aéreo se deja sentir en suelo gallego en el 1,1% de los hogares, las molestias sonoras que provocan los aviones al aterrizar y despegar cierra la lista de agentes de contaminación sonora en Galicia.

. delegmonforte@elcorreogallego.es

LAS CLAVES

Efectos negativos en la salud humana

·· España establece como nivel de confort acústico los 55 decibelios, por encima de esa franja, el sonido resulta pernicioso para el descanso y la comunicación. Los efectos del ruido en el hombre pueden ser fisiológicos, como la pérdida de audición, y psicológicos, como la irritabilidad exagerada. En niveles entre 95 y 105 decibelios puede afectar al riego cerebral, coordinación del sistema nervioso central, alteraciones en el proceso digestivo y aumento de la tensión arterial. El umbral del dolor se establece para ruidos de 140 decibelios.E

spaña uno de los países más ruidosos

·· España es uno de los países que mayor contaminación acústica soporta en su territorio. Según un estudio de la Unión Europea, el 25% de los ciudadanos comunitarios está expuesto a niveles de sonido molestos, una cifra que en nuestro país se duplica. De acuerdo con este estudio, los españoles, entre ellos los gallegos, vivimos expuestos de media a niveles de ruido superiores a los 65 decibelios, cifra que está diez puntos por encima del nivel de confort acústico que recoge la normativa nacional a este respecto. El tráfico es el principal agente causante.

De la motocicleta al avión sobre la ciudad

·· El ruido que genera una conversación normal es de 50 decibelios. El que hace la bocina de un automóvil es de 90 y el de una motocicleta sin silenciador se eleva ya a 115 decibelios. Una taladradora de una obra alcanza los 120, en tanto que el ambiente de una oficina llega a los 70 decibelios. El ruido del tráfico rodado urbano se fija en 85 y el que produce un avión sobrevolando una ciudad es de 130 decibelios, en el límite próximo al del dolor, establecido en los 140. El canto de un pájaro es un sonido de 10 decibelios, mientras que en las discotecas se llega a los 110.

A Coruña y Pontevedra son las más afectadas

·· El entorno urbano de las grandes ciudades es el que soporta los mayores niveles de contaminación acústica debido, sobre todo, al tráfico rodado y a las obras. La provincia de A Coruña es en Galicia, con algo más de 79.000, la que tiene el mayor número de viviendas afectadas por ruidos exteriores. Le sigue la de Pontevedra, con casi 72.000 hogares con problemas de contaminación sonora. Los gallegos que habitan en las capitales de ambas provincias, junto con las urbes de Vigo y Santiago, son los que más sufren los efectos nocivos del ruido en su vida.

La tranquilidad rural de Lugo y Ourense

·· Las provincias de Lugo y Ourense, de características más rurales que las de A Coruña y Pontevedra, son las que soportan una menor contaminación acústica en el mapa gallego. En la de Ourense son poco más de 16.000 viviendas las afectadas por molestos ruidos exteriores, en tanto que en la de Lugo, solo 14.000 dicen tener problemas de ruidos exteriores, según refleja la encuesta de referencia del IGE. Las capitales de provincia y los mayores núcleos como Monforte, Viveiro, O Carballiño, Verín o Celanova son los más afectados .