El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

La telefonía móvil resultó esencial en las diferentes fases de la investigación

Una mariscadora señala el punto en el que se encontró el móvil de Diana bajo el viaducto de Taragoña - FOTO: Suso Souto
Una mariscadora señala el punto en el que se encontró el móvil de Diana bajo el viaducto de Taragoña - FOTO: Suso Souto

SUSO SOUTO   | 14.01.2018 
A- A+

Rianxo. La telefonía móvil se convirtió en un elemento clave en las investigaciones de las personas desaparecidas. Y, en el caso de Diana, lo fue desde el minuto uno hasta el esclarecimiento (parcial) del caso.

Fue clave el mensaje de WhatsApp que la joven envió la noche de su desaparición a un amigo alertando que alguien la estaba siguiendo; fue clave la geolocalización de su terminal para conocer sus últimos pasos; fue clave el hallazgo fortuito del aparato en la ría de Arousa para apuntalar la hipótesis de un rapto; fue clave para situar a la víctima y a su posible secuestrador en el mismo lugar y a la misma hora en la noche de la desaparición; fue clave para desmontar la coartada con la que inicialmente Rosario Rodríguez dio cobertura al principal sospechoso (José Enrique Abuín Gey, su esposo); y fue clave para poder detener al sospechoso de la desaparición y muerte de Diana al haber grabado su voz otra joven a la que supuestamente intentó raptar la noche del 25 de diciembre de 2017 en Boiro con el mismo modus operandi.

Una testigo declaró haber visto a Diana por última vez al final del paseo marítimo de O Areal, en A Pobra, a la altura del puente de San Antón, a las 02.30 horas del 22 de agosto de 2016. Minutos después, Diana envía un mensaje a un amigo, a las 02.43 horas, diciéndole que alguien la estaba siguiendo y que le dijo "morena, ven aquí".