El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

ANNA SANS // Neuróloga pediátrica

“Los maestros no saben que en cada aula hay dos o tres disléxicos”

{ Conferencia } Dentro del Programa de Educación Século XXI, el auditorio Abanca de Santiago acogió ayer la conferencia didáctica de esta experta en Neurología Pediátrica sobre dislexia, hiperactividad y otros trastornos del aprendizaje. Una realidad de la que no hay que escapar

Anna Sans
Anna Sans

MARÍA ALMODÓVAR. SANTIAGO  | 16.02.2018 
A- A+

Desde hace años se habla, y cada vez con más frecuencia, del TDAH y de otros trastornos del aprendizaje. ¿Pasaban antes ­inadvertidos?
Es cierto que en los últimos años se habla más, lo que pasa es que no siempre se hace de la forma en que se debería, con conceptos basados en la evidencia científica. Estamos ante trastornos absolutamente ­reales, que han existido toda la vida y que, por suerte, ahora, ­conocemos. Pero a nivel práctico, en lo que se refiere a detectar a los niños que tienen estos problemas, a ayudarlos de la manera adecuada y de no colocarlos en una situación de fracaso escolar, estamos ­ante un problema social importante ­porque la tasa de fracaso escolar en España es vergonzante, de un 30 %. Es ­brutal.

Con lo cual, si se abordara de otra manera, ¿disminuiría?
Sí, porque es un problema muy complejo en el que hay muchos factores, pero los trastornos del aprendizaje están en muchísimos de estos chicos y son causa de problemas que se añaden.

¿Por qué?
Porque un chico que lleva fracasando desde preescolar acumula un feedback negativo ocasionado por frases como: “tienes que trabajar más, si te esforzaras...”. Eso hace que la autoestima vaya bajando.
Por ejemplo, los niños con dislexia leen muy despacio, con gran esfuerzo, cometen muchas faltas de ortografía, redactan mal. Este problema afecta hasta el 10 % de la población. Pero no hay que olvidar que además son niños inteligentes para aprender.

¿El trastorno de hiperactividad y déficit de atención son ­inseparables?
Son distintos, pero van juntos muchas veces. Estos niños cuentan con un autocontrol de conducta muy inferior a lo que les toca por la edad, son mucho más impulsivos. Y pueden ir en picado hacia el fracaso escolar. Tienen aceptado el rol de niños problemáticos.
Y afecta, como es totalmente ­lógico, a la familia y a su entorno.
Llega a producir un desgaste familiar y un sufrimiento realmente muy importante. Son críos que al salir del colegio tienen que ir a reeducación, al logopeda..., y a los que hay que detectar muy pronto el trastorno.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt