El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Actriz y cantante

Maite Uzal Rodríguez: “Una de las cosas más gratificantes para un actor es tocar el alma de alguien con su trabajo”

Aunque Maite Uzal nació en Madrid, tiene raíces gallegas por el lado paterno. Su padre no dudó en bautizarla en Pontevedra, en la Real Basílica Santa María la Mayor, donde en su día también lo bautizaron a él y a todos sus hermanos; como tantos gallegos que emigraron y nunca olvidaron su tierra, la educó en el amor por Galicia, y tanto es así que nuestra entrevistada asegura que si algún día “logra engañar a alguien y se casa”, lo hará en Pontevedra. Realizó la carrera de Derecho por complacer a su padre, pero su verdadera pasión siempre fue el mundo del espectáculo, el teatro, el cine, cantar y bailar... un sueño por el que reside y trabaja en Nueva York desde hace cinco años.

Maite Uzal ha interpretado numerosos papeles en musicales y obras de teatro clásico en Nueva York.
Maite Uzal ha interpretado numerosos papeles en musicales y obras de teatro clásico en Nueva York.

MAYRA MACHADO MADRID  | 08.04.2017 
A- A+

Obtener un título en la Pontificia suele asegurar una carrera, ¿cómo surgió lo de ser actriz?
Ha sido mi vocación desde siempre, y la vocación es una llamada irresistible que debes atender para poder dormir con tranquilidad y evitar remordimientos futuros.

Te costaría mucho dar ese giro de 180 grados a la profesión...
Me costó 27 años. Una noche me desperté con un ataque de ansiedad, me levanté llorando y me dije: “Hasta aquí”; tomé una decisión muy firme, quizá porque era algo que estuvo reprimido durante mucho tiempo.

¿Cómo se lo tomó la familia?

Al principio mi padre no lo encajó bien, pero hacia el final de su vida me apoyó; se dio cuenta de que yo lo iba a hacer con o sin él y prefirió estar involucrado.

Te apoyó a pesar de no estar de acuerdo...

Y luego fue él quien luego me dio los consejos más valiosos en mi carrera hasta hoy. Mi madre me apoyó desde el primer momento y siempre que puede viene a visitarme; estoy segura de que si yo decidiera hacerme astronauta, aunque no le hiciera gracia se compraría un billete a la luna. (Reímos).

Viajaste a Nueva York y realizaste una formación específica...

Sí, la parte teórica resultó fácil, pero la práctica supuso un reto; las clases de canto y baile me costaron más de lo que creía y las de interpretación se me dieron bien desde el principio. Lo más difícil fue la adaptación a una cultura muy diferente, algo que aún me cuesta y que lucho por lograr sin perder mi auténtica personalidad.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt