El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

{ NOVELA }

La tentación de la Gran Manzana

Mitología de Nueva York, Vanessa Montfort, XLII Premio de novela Ateneo de Sevilla, Algaida, 2010, 446 págs. 20 €

JOSÉ MIGUEL GIRÁLDEZ  | 02.12.2010 
A- A+

LO PRIMERO QUE nota el lector, al enfrentarse a Mitología de Nueva York, es que no está ante una narración normal, sino ante una narración dentro de otra, o ante dos paralelas, una real y otra ficticia, aunque, en verdad, las dos sean ficticias (o, bien mirado, bastante reales). Dan Rogers, el protagonista, es un jugador, un jugador de apuestas ilegales. Aunque, en realidad, ha sido infiltrado por la policía para investigar los asesinatos de los llamados Hijos del Azar, una banda bien organizada que se juega sus víctimas sobre el tapete. Dan narra su historia, su carrera desesperada de intriga en intriga, en primera persona, dirigiéndose directamente al lector (al que le explica cómo se juega al Black Jack), y tiene como contrapunto esa mitología de Nueva York a la que alude la autora, un repaso por toda la geografía de la Gran Manzana, escenario de tantas cosas y de tantas películas. Como Leopold Bloom en Dublín, aquí también visitamos los escenarios de la gran ciudad, amada por la autora, pues, no en vano, es neoyorquina por parte paterna. Todos esos reflejos cinematográficos nos llevan a la composición de un thriller bien elaborado, aunque complejo, en el que se advierte la voluntad por parte de la autora de estructurar la historia de una manera original. Montfort tiene ya una notable experiencia literaria y sale airosa del experimento. Pero, sobre todo, consigue escribir con solidez y solvencia. De vez en cuando hay un deje lírico flotando sobre los escenarios. También detecto una cierta pasión por las sentencias ("En Nueva York todo se alquila"). A ratos, sentimos la mirada de la autora sobre su propia experiencia neoyorquina. Vanessa Montfort sabe que aún le pediremos muchas novelas buenas, pero a estas alturas, y además con este premio Ateneo, la autora es ya una apuesta (ya que de apuestas hablamos) indiscutiblemente ganadora.