El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

descubrimiento

Dos hombres del renacimiento

Hace ya unos años el químico y naturalista suizo Albert Hofmann (1906-2008) publicaba su 'Historia del LSD' (Gedisa Editorial), un trabajo que con el paso de los años no ha hecho más que reeditarse continuamente. Doscientas once páginas en donde su autor nos ofrece un recorrido no sólo por su vida, sino que nos descubre cómo fue ese gran descubrimiento.

Albert Hofmann, químico suizo que descubrió el alucinógeno LSD
Albert Hofmann, químico suizo que descubrió el alucinógeno LSD

ROBERTO CARLOS MIRÁS.   | 31.01.2016 
A- A+

Tras muchos años de estudio y preparación tenemos que hablarles a ustedes de otro gran protagonista, J. C. Ruiz Franco, no porque Franco haya descubierto algo importante sino porque en algunos de sus trabajos de este estudioso y licenciado en Filosofía, amén de escritor y traductor entre otros quehaceres, ha publicado una monumental biografía sobre la vida y obra de Albert Hofmann cuyo título, Albert Hofmann. Vida y legado de un químico humanista' (La Liebre de Marzo), ya habla por sí solo. Franco había publicado otros trabajos.

Desde Drogas inteligentes hasta coautor de Pioneros de la coca y la cocaína, un trabajo en donde sus autores tratan el tema de la hoja de coca desde tiempos inmemoriales y de la cocaína desde que logró aislarse este alcaloide a mediados del siglo XIX. Consta de autores clásicos como el médico y psiquiatra Sigmund Freud o el científico Ernest Von Bibra al doctor Karl Koller (descubridor de la anestesia) o el escritor Aleister Crowley, con una introducción histórica de Ruiz Franco y una explicación neurobiológica elaborada por el psicólogo Juan Carlos Bouso y el farmacólogo Jordi Riba, entre otros autores.

Pero es al leer su biografía cuando nos damos cuenta de lo importante que es este autor y sobre todo como Franco utilizando mucha y diversa documentación nos ofrece toda una descripción de una historia y de una época pasada, pero de verdadera actualidad. Nos encontramos con un Hofmann, un Gran Hombre del Renacimiento. Vemos su gran pasión por la humanidad (Mundo interior. Mundo exterior. Pensamientos y perspectivas del descubridor de la LSD).

Un autor, un hombre en torno al LSD y mucho más. Desde Cary Grant que ha tomado LSD y ha entonado sus alabanzas hasta el productor de televisión Iván Torts o el escritor Aldous Huxley, que ha marcado a toda una generación con sus dos obras, Cielo e Infierno y Las Puertas de la percepción. O el autor Budd Schulberg, el filósofo y escritor Alan Watts, o el poeta que residió años en Palma de Mallorca, Robert Graves (Con los pies en el aire) o ese poeta maldito, por denominarlo de alguna forma, que se llamó Allen Ginsberg y toda una serie de celebridades más o menos célebres han tenido directa o indirectamente que ver con eso que se denominó LSD. Y como el mismo J.C Ruiz Franco vuelve a decir: "Los años sesenta se caracterizaron precisamente por la originalidad, por la aparición de personas, grupos, tendencias, que se caracterizaron por ser nuevos y, sobre todo, novedosos, que no es lo mismo".

EL MATRIMONIO SHULGIN. Si alguien ha sido en España un gran pionero ha sido y es Antonio Escohotado (Frente al Miedo) y muchos autores han bebido nunca mejor dicho de sus fuentes. Cuando Ruiz Franco comenzó a interesarse por estos temas tan específicos se encontró con una obra, Historia General de las Drogas, que en aquella época, como el mismo Franco nos cuenta, se fue publicando por entregas en Alianza Editorial. Tiempo después saldría incluyendo más información con Aprendiendo de las drogas, una descripción fenomenológica del uso de las mismas.

Ahora en la cabeza de Franco algo ocurría que no le dejaba tranquilo al leer, como a él le gusta que le llamen, al filósofo Escohotado. Algo parecido debió de ocurrirle a José Carlos Bouso (¿Qué son las drogas de síntesis?/ Ayahuasca y Salud) cuando tuvo en sus manos dos volúmenes en lengua inglesa. Enseguida, dado su interés, se puso Bouso manos a la obra. ¿En qué editorial se podrían publicar estos dos trabajos tan voluminosos? Como fruta madura todo tiene que madurar. Fue un 2 de junio de 2014 cuando habiendo movido determinados resortes informáticos, y de la mano de Franco como coordinador, se sumaron otras voces, Igor Domingo Sacristán, Mari Mar, Ricardo y Mónica... Así como Guillermo Herranz, su mujer, Cristina Pizarro y los doctores Ronin Metsa y Mushroom, entre otros. Y es al día de hoy, tras lo expuesto hasta el momento, cuando podemos hablar de la verdadera Biblia de las sustancias en dos obras de capital importancia: PIHKAL. Una historia química de Amor y TIHKAL. La Continuación, ambas obras completas como era el deseo de sus autores en la editorial Manuscritos.

Si hablamos de Albert Hofmann y del matrimonio Shulgin no lo hacemos de personas que se han ocupado de un solo campo de investigación en torno a las sustancias, hablamos de personas que se ocuparon de un estudio, pero al mismo tiempo se prepararon en otros campos para poder enriquecerse y al mismo tiempo compartir los mismos con los demás. Nacido en 1925, un 17 de junio, Alexander Shulgin (Shulgin.es), en Berkeley (California) Con una madre estadounidense y un padre ruso, y con dieciséis años consiguió aprobar el examen de acceso a la universidad de Harvard. A los siete años montó su primer laboratorio de química en esos "lugares" en donde se solía esconder.

Al comenzar a pasar las páginas de estos dos grandes volúmenes no podemos olvidarnos de su primera mujer, Helen. Su esposa Helen falleció un 11 de septiembre de 1977 y quizás ha sido uno de los motivos también determinantes para que nuestro autor se haya dedicado en cuerpo y alma al estudio de las sustancias en todas sus distintas e iguales variantes. Lo que asombra al leerlo es como habla de ese momento en que a todos de una manera u otra nos cuesta dejar que nuestros seres queridos se "vayan al otro lado".

¿Y Ann Shulgin? Hija de un cónsul estadounidense en dicha ciudad, se casó con Alexander Shulgin en julio de 1981 cuando ella contaba con cincuenta años y él con cincuenta y seis años. Desde entonces hubo una unión tanto personal como profesional que, como detallan de una manera sorprendente, nunca se separarían hasta la muerte de Alexander. Y fruto de esta inmensa labor son los dos trabajos que presentamos a ustedes.

Shulgin participó en varios actos en España volviendo a nuestra geografía en determinadas ocasiones participando y compartiendo parte de sus investigaciones con autores que ya hemos mencionado. Es entrañable leer a la cantante mejicana Alaska como recuerda esos encuentros: "Leer a Shulgin es un placer. Pero nada comparable a escuchar su voz. Asiduo participante en congresos y mesas sobre el tema, siempre se mostró amable y abierto hacia los que nos acercábamos. Coincidí con él en varias ocasiones: Los Congresos Internacionales para el Estudio de los Estados Alterados de Conciencia de san Luis Potosi en 1992 y Lérida en 1994, Contracultura, Desobediencia Civil y Farmacia Utópica, Cursos de verano del Escorial en 1993. Encuentro de Estudios Místicos de Ávila en 1994, hasta que finalmente participó junto con Antonio Escohotado en mi propio experimento: ofrecer conferencias sobre estas drogas en un entorno tan diferente al habitual como es una discoteca". En palabras de Fernando Candevilla Gálligo: "Deberíamos de hablar del matrimonio Shulgin como las figuras más importantes de la Ciencia y de la Cultura del siglo XX"