El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

Seis mil alumnos gallegos de ESO sufren el 'bullying'

"el adolescente acosado pasa a ser un problema familiar. la ira acumulada le puede llevar a conductas violentas hacia sÍ mismo y los demás. Ejemplos en estos perfiles pueden ser: autolesiones, suicidio, pasar a pertenecer a diversos grupos radicales, participar en carreras de coches ilegales, consumir drogas y alcohol... y hasta a cometer asesinatos en masa". Terrible.

Jorge López Vallejo defende la acción rápida para las víctimas de acoso - FOTO: Miss Zoe
Jorge López Vallejo defende la acción rápida para las víctimas de acoso - FOTO: Miss Zoe

SANTI RIVEIRO   | 31.12.2016 
A- A+

En Galicia el 7 % de los estudiantes de ESO dicen haber sufrido acoso ocasional en el aula, lo que equivale a más de 6.000 jóvenes, La comunidad gallega está por muy debajo de la media de España en lo que a prevalencia del acoso en las aulas se refiere, pues la media española se sitúa en un 9,3 %. A mucha mayor distancia se está de porcentajes abrumadores como el de Andalucía, con más de un 12 % de alumnos que se declaran víctimas de acoso. La comunidad gallega, además, permanece, pese a las subidas generalizadas, a la cola también en ciberacoso o ciberbullying.

Así se recoge en el último informe presentado este año por Save the Children que, bajo el título Yo a eso no juego, donde a través de una encuesta a 21.487 estudiantes de entre 12 y 16 años, "lo que hemos aprendido es que el acoso es violencia, no son chiquilladas". La tradución de los porcentajes detectados en el conjunto de España permite concluir que "el número de estudiantes de centros públicos que han sufrido acoso se eleva a 111.000 en el caso del tradicional, y 82.000 niños y niñas víctimas del cibernético.

Tanto en Galicia como en España, el insulto es la manifestación más recurrente del acoso; en los dos meses anteriores a la consulta uno de cada tres niños y niñas fue insultado por internet o móvil. Sobre los acosadores, un 5,4 % de los encuestados reconoce haber abusado de otros niños cara a cara, lo que en ESO serian 64.000, y el 3,3 %, 39.000, a través de medios on line o dispositivos móviles. Save the Children sitúa a los niños y niñas gallegos entre los que menos lo practican en vivo (bajo el 4 %) y en virtual (1,9 %).

"El acoso escolar no es un tema de niños, es uno de los grandes problemas de nuestra sociedad", sostiene el psicólogo, psicopedagogo y diplomado universitario en Educación Infantil Jorge López Vallejo. Estamos a punto de dar carpetazo esta medianoche a un año en que "las noticias en España sobre acoso en la infancia han sido recurrentes, y un día si, y otro también, en la prensa hemos constatado cómo los casos de bullying se han disparado un 75%". Este profesional sostiene que "el problema va aumento, sin contar los casos que no son denunciados por las víctimas por miedo". Se estima que, "por ejemplo en Madrid, casi el 60% de los niños madrileños que son víctimas de acoso, lo ocultan". Además, las nuevas tecnologías incrementan el problema fomentando el ciberacoso o ciberbullying, "que es cada vez más frecuente, donde se permite ataques 24 horas al día, los siete días a la semana".

"El acoso durante la infancia deja una marca en la personalidad que se está formando clave, que influye en el desarrollo de las emociones, conductas y pensamientos del futuro adolescente y adulto. Si el problema del bullying se detecta a tiempo el niño podrá ser el adulto que hubiera podido ser sin este incidente, pudiendo salir fortalecido". Afirma López Vallejo que, "como el agua, que con su paso constante erosiona las rocas hasta producir un desgaste y dejar a la vista su fragilidad, el acoso escolar durante años, paraliza el desarrollo de los recursos del niño".

López Pérez Vallejo nos detalla el proceso de este tipo de ataques: generalmente hay un líder que es el que inicia el acoso, y en grupo cometen actos de crueldad dejando su individualidad al margen, arrastrados por la pertenencia a ese grupo, haciendo cosas que nunca harían como individuos aislados. El grupo justifica la crueldad, la marginación con la maldita sentencia "todos lo hacen", dejándose manipular por el líder. Este grupo se alimenta con la sumisión y el silencio de la víctima de acoso y experimenta una especie de poder que hace que continúe.

En cuanto al impacto en la víctima, el niño pasa una gran parte de su tiempo en la escuela, por lo que el impacto del acoso escolar es suficientemente importante como para ser responsable de un desgaste emocional lento y constante que crea las siguientes situaciones: primero, una brecha, entre lo que es y lo que podría llegar a ser el niño; y segundo, el subdesarrollo de la sensación de valía que llega con las relaciones.

Los riesgos pueden ser dramáticos. Este psicólogo advierte de que el golpe que sufre el adolescente víctima "se convierte en problema familiar", y que, más a medio y largo plazo, "la ira acumulada a través de los años puede ocasionar conductas violentas hacia si mismo y hacia los demás. Ejemplos en estos perfiles pueden ser autolesiones, el suicidio, pertenecer a grupos radicales, participar en carreras de coches ilegales, consumir drogas y alcohol, y cometer asesinatos en masa". Desenlace que se ve con demasiada frecuencia en EEUU. Y que aquí, al viejo continente, llegó con toda su crudeza, llegó hace seis años, cuando Anders Breivik llevó a cabo la masacre más sangrienta en Noruega en los últimos años, acabando con la vida de 77 personas tras preparar un minucioso plan al que dedicó un lustro de su vida.

Para reordenar todas las experiencias conforman la personalidad del niño, "desde la terapia breve estratégica se trabaja las negativas para que su impacto se vaya amortiguado con un tratamiento en el que participa toda la familia y por el apoyo disponible en su entorno, por las figuras significativas de los niños, que hacen de protección contra la ansiedad, la frustración, el dolor y la rabia. "Se trabaja sobre el apoyo en un modelo estable, cariñoso y así pueden salir fortalecidos de dichas vivencias, indica el psicólogo, que prosigue: "muchos estudios sobre la resiliencia, o la capacidad de salir adelante tras una experiencia traumática, demuestran esta idea".

"Además, abordamos el trabajo terapéutico también sobre el concepto indefensión aprendida, aprender a no defenderse. "Es responsabilidad de todos detectar y frenar casos de acosoy violencia escolar, informando al centro escolar si sospechamos que alguien lo está sufriendo y proporcionando tratamiento psicológico para recuperar la valía personal dañada. El silencio es el mejor alimento para los acosadores. La figura del psicólogo ayudará al niño o adolescente acosado a respetarse, a quererse y valorarse, dejando atrás el pasado y vivir un presente sin miedo: clave para su personalidad futura", sostiene el titular de López Vallejo Psicología.

Este profesional de la mente es uno de los pocos especialistas en España en Terapia Breve Estratégica, una psicología diferente formulada por un grupo de científicos (psiquiatras, psicólogos y antropólogos) de la Escuela de Palo Alto en California en el Mental Research Institute (MRI), instituto líder en el desarrollo de la Terapia Familiar. Centro que es ya "el lugar donde ir para cualquier terapeuta que quería estar en la vanguardia de la investigación y práctica de la psicoterapia".

El modelo de psicoterapia breve estratégica evolucionada, desarrollado por Giorgio Nardone y sus colaboradores en el Centro de Terapia Estratégica (CTS) de Arezzo (fundado por Paul Watzlawick y Nardone) se caracteriza por haber establecido un conjunto de protocolos específicos para el tratamiento de diversos trastornos psicológicos. En los últimos 25 años, gracias a un proceso sistemático de "búsqueda-intervención", el modelo ha demostrado ser un importante instrumento de conocimiento, aplicable en la resolución de numerosos problemas humanos, que abarcan desde el ámbito clínico al ámbito educativo y empresarial.

En Galicia la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria puso en marcha en 2013 el Protocolo para la prevención, detección e intervención en acoso y ciberacoso, documento que convirtió a la comunidad en pionera en abordar los dos tipos, y que ahora está bajo el paraguas de la Estratexia Galega de Convivencia Escolar 2015-2020. Recoge todos los pasos ante posibles situaciones de acoso o ciberacoso y las diferentes estrategias de prevención.

Además, la Consellería recuerda el macro cuestionario que presentó su titular, Román Rodríguez, a mediados del pasado marzo. En ella se testó la convivencia en los centros, y deja pequeña a la coetánea de Save the Children: participaron casi 200.000 personas, "lo que la convierte en la mayor encuesta, que sepamos, hecha nunca en un sistema educativo en España". Ofreció a la Xunta un diagnóstico "muy exhaustivo" con el que concluye que cerca del 85% de las familias declaran que sus hijos "no han padecido ninguna conducta contraria a la convivencia".

Las familias situaron el acoso escolar en el octavo puesto entre las conductas contrarias a esa convivencia. Solo un 1,33 % de ellas, según la encuesta, tienen la percepción de que su hijo o hija fue objeto de una situación de acoso en algún momento de su trayectoria escolar. Los alumnos la colocaron en el último o penúltimo lugar.

Indica la Xunta que aunque el sistema educativo gallego "presenta una buena situación de convivencia", se pretende seguir avanzando para corregir cualquiera conducta nociva. Por ejemplo, "reforzando la formación del profesorado en la resolución pacífica de conflictos o a través de la mediación". O a través de los contratos-programa, promoviendo proyectos específicos en convivencia.

Indican que en el curso 2015/16 "más de 2.000 profesores se formaron en el ámbito de la mejora de la convivencia escolar", y se desarrollaron "un total de 103 actividades formativas". Además, 48 centros introdujeron esta temática en sus planes propios de formación y 106 cuentan con contratos-programa sobre convivencia.

¿CÓMO DETECTAR EL ACOSO?

1. En las fases iniciales del problema:

- Se preguntan por qué son objeto de burlas, no lo entienden.

- Imitan conductas de manera forzada: tratan de ser queridos por los demás, tener amigos y agradar, en definitiva encajar por lo que intentan ser como los demás, reírse de las mismas bromas, hacer lo que los otros hacen.

- Cuanto más intentan luchar por ser aceptados más obtienen el rechazo, generándoles un estado de rendición, de parálisis emocional y conductual.

2. Durante la evolución del mismo:

-Se empieza a poner nervioso cuando está en grupo.

- Se siente inferior a los demás.

- Empieza a aislarse porque los demás le rehúyen o ignoran.

- Con el tiempo crece la ansiedad,

- Vergüenza a salir a la calle.

- La sensación de inferioridad apareciendo el control continuo de las personas que tienen a su alrededor y la evitación del contacto social.

3. En la adolescencia, el niño sometido a acoso en el centro educativo puede tener dos reacciones:

- Bloquearse en sus relaciones y autoaislarse del grupo evitándolo.

- Rebelarse contra sus iguales, ya no quiere ser como ellos, interiormente no desea pertenecer al grupo, aflora el resentimiento y las fantasías de venganza.