El Correo Gallego

Tendencias » Vida Social

Jael reúne en Santiago a lo mejor de la gimnasia rítmica

Ver galería

21.05.2017 
A- A+

"Cuando las miro, me veo reflejada en estas niñas", decía el miércoles Carolina Rodríguez, antes de su exhibición en los campeonatos Provincial Escolar y de Promoción de gimnasia rítmica. La finalista olímpica en Río 2016 fue la estrella de los torneos organizados el pasado miércoles, día 17, en el Multiusos do Sar por la Federación Galega y el Club Viravolta Santiago, en los que quedó probado el arraigo de esta disciplina a la que, al menos en la comarca compostelana, ya no se puede aplicar el calificativo de "minoritaria".

Gimnastas, de categorías entre prebenjamín e infantil procedentes de 40 clubes de toda la provincia participaron en el torneo y regalaron al público de Sar ejercicios meritorios. Las deportistas compostelanas brillaron en la competición, con resultados tan relevantes como la victoria del Viravolta en la categoría sénior, aunque el auténtico triunfo de la tarde fue el del deporte de base: más de 500 atletas y de un millar de espectadores certificaron que la rítmica tiene cada vez más seguidores en Santiago.

La presencia en Sar de Carolina Rodríguez movilizó especialmente a las deportistas más jóvenes. No en vano, Carolina es la gimnasta individual con más títulos de campeona de España en todas las categorías, desde que consiguió su primer oro ya siendo alevín. Su trayectoria desde entonces fue en continuo ascenso, hasta ser considerada como la mejor gimnasta individual española de todos los tiempos.

El evento en Compostela sirvió también para que Jael Joyería y Longines, principales patrocinadores, rindieran homenaje a la orensana Marta Bobo, olímpica en 1984 e incansable promotora de la rítmica en Galicia desde entonces; y a la propia Carolina Rodríguez. Ambas recibieron un cálido homenaje por su larga carrera deportiva, además de un reloj de la firma relojera suiza.

 


Rodríguez, dos horas de autógrafos La devoción de las gimnastas infantiles por Rodríguez quedó patente durante la jornada. La olímpica leonesa realizó exhibiciones por la mañana y por la tarde, recibidas ambas con ovaciones desde las gradas de Sar. Tras el último de estos ejercicios concedió autógrafos para sus seguidores: estaba prevista media hora de firmas, pero la demanda y la larga cola hizo que el acto se prolongase durante dos horas, una muestra más de la admiración que provoca la deportista y de su simpatía.

 


Clase magistral la víspera. Carolina Rodríguez ya había podido comprobar el cariño que suscita entre las jóvenes gimnastas santiaguesas en la jornada anterior al torneo. Convocadas para un último ensayo en Santa Isabel, las chicas del Club Viravolta se sorprendieron al comprobar que la cita era una clase magistral con la gimnasta internacional, que les mostró varios aspectos técnicos y les animó a seguir adelante con un deporte cada vez más apreciado.