Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Domingo 21.12.2014  | Actualizado 00.00 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Xacobeo
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Misa multitudinaria para despedir a los jóvenes cristianos

Gran parte de la Conferencia Episcopal estuvo presente en la celebración del estadio de San Lázaro // Feijóo les invita a construir el futuro con "pautas éticas y morales"

ANA CALVO/AGENCIAS SANTIAGO   | 08.08.2010 
A- A+

Unos 12.000 jóvenes han asistido a una misa con ambiente festivo en el Estadio de San Lázaro en el marco de la 'Peregrinación y Encuentro de jóvenes' (PEJ 2010), que organiza la Iglesia en Santiago de Compostela, tras cuatro días en donde han tenido lugar diversas catequesis, oraciones y conferencias en la capital de Galicia con motivo del Año Santo.

En un escenario situado en el Fondo Sur del estadio, el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Stanislaw Rylko, ha celebrado una eucaristía rodeado de 48 obispos de diferentes diócesis españolas colocados al lado de una gran cruz de madera, entre quienes se encontraban el cardenal de Madrid, Rouco Varela, -natural de Vilalba (Lugo)- el cardenal de Barcelona, Luis Martínez Sistach, o el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla. 

Junto a ellos, unos 400 sacerdotes -según datos de la organización- vestidos totalmente de blanco han seguido la celebración sentados en sillas de plástico en varias filas frente al escenario y al lado de una pantalla gigante que ha retransmitido el evento. 

Así, la celebración ha comenzado con una lectura del Libro de la Sabiduría de Salomón, a la que ha seguido una canción que ha sido coreada desde las gradas con un "cantad con alegría, Jesús es el señor". 

Durante el acto, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ha hecho mención a la "referencia" del Camino para "generación tras generación" durante los últimos "mil años", al tiempo que ha invitado a los jóvenes a responder "a la llamada de la vocación sacerdotal".

En este sentido, ha remarcado que la capital de Galicia es "la meta de llegada para el hombre viejo, y punto de partida para el hombre nuevo", a la vez que ha destacado la preparación para próxima visita a Compostela del Papa Benedicto XVI, que tendrá lugar el 6 de noviembre.

Discurso Rylko

Tras esto, Stanislaw Rylko ha leído un discurso en el que ha valorado la importancia del Camino de Santiago, para lo cual ha recordado las palabras que pronunció Juan Pablo II durante su visita a Compostela en el año 1982, en las cuales invitaba a la "Vieja Europa" a "revivir sus orígenes históricos" y a "descubrir" sus raíces. 

Durante su homilía, ha destacado que "Dios es la luz del mundo" en una sociedad que, a su juicio, vive "un tiempo confuso y tenebroso". Así, ha criticado la "cultura posmoderna que domina la escena" en detrimento de la fe, y ha recriminado que hoy en día "no hay lugar para Dios en la vida pública". 

Por ello, el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos ha invitado a los jóvenes a "no tener miedo" del evangelio, a lo que ha agregado que "no hay nada más falso" que la identificación del cristianismo con "un cúmulo de prohibiciones".

Junto a esto, ha citado unas breves palabras del Papa Benedicto XVI en las que ha subrayado que "el gran problema del hombre de hoy es la cuestión sobre Dios", así como "tantos problemas que no se resolverán sin él". 

"Patrono sigue protegiéndonos siempre", ha finalizado Rylko a la vez que emplazaba a los asistentes a tomar parte de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid el año que viene. Un envite que ha sido respondido desde las tribunas con un: "sí, sí, sí, nos vamos a Madrid". 

Comunión multitudinaria

Unos 130 sacerdotes del total congregado han sido los encargados de repartir las 12.000 hostias consagradas preparadas para la comunión. Con este objetivo, los eclesiásticos se han repartido por el terreno de juego y han subido las gradas, en donde se han formado filas en las escaleras de acceso a las butacas. 

Momentos antes, durante la consagración de las hostias se ha guardado un silencio sepulcral, en el que sólo se oía el viento que se colaba por megafonía, con miles de personas arrodillándose al mismo tiempo. 

Entre los sacerdotes, había quien portaba gafas de sol o gorros para resguardarse de un cielo en el que no se veía ni una sola nube, los cuales se han acercado a unas gradas en las que no se veía tanta gente desde que la S.D. Compostela jugaba en primera división.

Así, las butacas de preferencia y Fondo Norte del estadio se encontraban casi llenas, aunque había vacíos en Tribuna y sin nadie en el Fondo Sur, donde estaba situado el escenario. 

Los cánticos que hace años se escuchaban con las gradas llenas en honor de jugadores como Fabiano o Nusa Ohen, volvieron a oírse aunque cambiando la letra por "cristianismo, cristianismo" al ritmo de palmas, o la letra que sonó durante la eucaristía: "Quiero ver, quiero creer, meter la mano en tu costado como Tomás, poder tocar la herida abierta de los clavos". 

Asimismo, durante la comunión se ha acondicionado una jaima especial a la derecha del presbiterio para que los celiacos pudiesen participar de ella. 

Textos en varios idiomas

En el transcurso de la celebración se ha reservado un espacio para la lectura de textos en catalán y euskera sobre el significado de esta celebración para los jóvenes, aunque en lo que se suponía el turno del escrito en gallego se ha declamado un texto en portugués. 

Más allá de que entre los asistentes hubiese algunos peregrinos portugueses que exhibían sus banderas, en toda la misa, que ha durado aproximadamente unos 90 minutos, no se ha leído ningún texto en gallego.

Sacerdotes botando

Al final de la celebración y en un ambiente distendido, decenas de sacerdotes han terminado botando frente a la grada de Tribuna al ritmo del himno oficial de estas jornadas que ha sido reclamado por los participantes para que sonase por megafonía. 

Además, en todo el recinto se podían ver diferentes banderas de España, Asturias, Portugal e incluso una de Palestina, así como diferentes pendones con el nombre de las diócesis, las cuales han dejado de ondearse durante la misa a petición de la organización para facilitar la visión. 

Ensayo de la visita del Papa

El Paseo Central de la Alameda, a rebosar durante la misa oficiada por el cardenal Rouco.

Compostela ha aprobado con nota el ensayo general de la visita del Papa. Durante tres días, miles de chavales de toda España y varios países europeos han convivido, cantado, orado, comido y dormido en plazas, iglesias, colegios... y todo en perfecta armonía. A falta de que hoy el estadio de San Lázaro acoja la misa de clausura, en la que, al igual que durante la vigilia de anoche, se reunirán en torno a doce mil jóvenes y buena parte de los miembros de la Conferencia Episcopal Española, la Peregrinación Europea de Jóvenes se cierra con un gran sabor de boca, tanto para los participantes como para los responsables de acogerles.

 Así lo destacaba ayer el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, que participó en la recepción ofrecida por el arzobispo, monseñor Julián Barrio, al presidente de la Xunta y al cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos. Alberto Núñez Feijóo destacaba en ese encuentro, en San Martín Pinario, que "Compostela es el corazón espiritual de Europa, y el Camino su arteria principal". La presencia de miles de jóvenes en Santiago, "llenando de entusiasmo" la ciudad, da fe, en su opinión, de que "esa alma jacobea posee nuevas energías".

El presidente de la Xunta destacó también en su intervención ante el anfitrión de la PEJ, el "orgullo legítimo que siente el pueblo gallego al ser el guardián de ese tesoro inmaterial que enriquece a España, a Europa y al mundo". Los valores del Camino son la respuesta a la "encrucijada" en la que se encuentra la sociedad, para salir de la cual "vuelven a precisarse no solo criterios políticos y económicos, sino sobre todo pautas morales y éticas".

También el arzobispo, monseñor Julián Barrio, puso de relieve el "latir espiritual de tantas personas", llegadas de puntos tan distantes, que acoge estos días la Catedral de Santiago.

Colas en la Catedral. Fue precisamente el templo compostelano uno de los puntos de referencia de los participantes en la PEJ 2010. Hasta las doce de la noche ha permanecido abierto para que todos los grupos particpantes
–algunos tan numerosos como el madrileño, con más de dos mil chavales– pudiesen tener su momento de oración ante el Apóstol. Durante la mañana de ayer los jóvenes católicos se mezclaban con los miles de peregrinos y turistas ya habituales, haciendo que las pacientes colas de personas que querían acceder por la Puerta Santa llegasen hasta la mismísima fachada del Obradoiro, tras rodear la Catedral por la plaza de Platerías y la rúa de Fonseca.

 

Una misa oficiada por el cardenal Rouco, arzobispo de Madrid, en el parque de la Alameda fue uno de los momentos más destacados de la jornada, mientras que talleres, conferencias y representaciones de teatro completaron la agenda de los chavales.

Desde la acogida a los peregrinos o la historia de la persecución a los cristianos hasta el papel del catolicismo en la recuperación de los niños soldado de Sierra Leona, la oferta de actividades del encuentro ha sido de lo más variado. Conciertos de música y representaciones teatrales, como la que ayer sirvió de preludio a la vigilia de oración en San Lázaro han mantenido a los participantes en la PEJ 2010 con un ritmo de actividad constante.

 

Contagio del espíritu. No ha faltado, sin embargo, espacio para el ocio y la diversión. El espíritu juvenil se contagió a los habitantes de Compostela, los turistas e incluso a los habitualmente serios obispos y arzobispos que han estado dedicando horas y reflexiones a los más jóvenes de sus fieles. A algunos de ellos se le vio incluso calzar botas, sombrero para protegerse del sol, y patear kilómetros y kilómetros del Camino compartiendo esfuerzo con los chavales de su diócesis.

 

Los participantes de la PEJ han dejado en la capital gallega un indiscutible ejemplo de civismo y buenas maneras. Una reunión de en torno a doce mil personas, a la que había que dar de comer y alojar en lugares no pensados para ello, como polideportivos y colegios, no han generado apenas molestias para los habitantes de Compostela. Se han dejado sentir sus cánticos y su buen espíritu durante las últimas cuatro jornadas, pero no han generado conflictos de ningún tipo.

acalvo@elcorreogallego.es

Datos principales

10 euros. Una cuota de inscripción única de diez euros daba a los participantes acceso a todas las actividades desarrolladas en el marco de la PEJ, desde las propiamente vinculadas al culto hasta representaciones teatrales y conciertos musicales.

23

alojamientos
Monte do Gozo   2.400
La Salle         1.000
Compañía de María 850
Pabellón Universitario 455

45

Obispos. Asistió casi toda la Conferencia Episcopal, encabezada por cuatro cardenales: el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Stanislaw Rylko, y los arzobispos de Madrid, Barcelona, así como el prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el cardenal Antonio Cañizares.

300

Voluntarios. Ocupándose de que todo saliese a la perfección estuvo un grupo de trescientos voluntarios procedentes de todas las diócesis de Galicia

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS