Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 26 enero 2023
19:25
h
Juan José Benítez, escritor

”Esta sociedad está enferma, no se
da cuenta a qué obedece la vida”

Los Caballo de Troya de JJ Benítez moran en las casas de millones de personas de todo el mundo, en especial de España donde es difícil dar con estanterías sin uno de sus ejemplares. Desde su publicación en 1984 Benítez acumula millones de copias vendidas con más de 100 ediciones en un suma que se ha ido amplificando con más entregas de la serie. Ahora llega el último episodio, Belén. Caballo de Troya 12 (Planeta) acaba de publicarse. ¿Es la última? Una serie basada en el supuesto relato que cedió al periodista e investigador un viajero del tiempo del siglo pasado sobre la vida de Jesús.

Una historia que se convirtió en un fenómeno de ventas que se completa con este volumen, aunque Benítez aclara que es “un complemento que desgajamos de Caballo de Troya 9 porque se convirtió en un texto voluminoso con más de mil páginas. El último de la saga es, en realidad El diario de Eliseo, pero este completa una parte importante en el seguimiento del personaje central: Jesucristo”.

UNA SAGA QUE SE INICIÓ EN 1984. El autor confiesa que “tengo, con el que estoy escribiendo, treinta y tres libros terminados en el armario por publicar, pero claro, publicando uno al año...”.

Desde 1984 lleva escribiendo esta serie, ¿cuál ha sido su evolución como narrador entre los primeros tomos y este último?

No tengo ni idea porque, como sabe, no he recibido ninguna crítica literaria. Supongo que la he tenido. Pero sigo pensando como Azorín: frases cortas y, como periodista, yendo al meollo del asunto. Aunque también he dado algunos pasos en el ensayo, me gustaría iniciar una etapa nueva como novelista. En algún momento he visto ideas que tengo a este respecto y me salen más de un centenar.

¿Cree que ha cubierto el camino que le ha llevado ser un investigador desde hace más de cuarenta años...?

Sí creo que, tras rematar lo que tengo pendiente, me gustaría probar y ver si soy capaz de hacer narrativa de pura ficción.

¿Es posible que pueda acceder a más documentación en un futuro para ampliar la serie?

Tengo una amplia documentación, que no he publicado, pero que no pertenece a la saga de los caballos. El segundo piloto (uno de los viajeros del tiempo) me entrega un pen con una etapa previa a la vida de predicación de Jesús y abarca viajes antes de comenzar la vida pública. Ahí están, pero no sé si lo voy a publicar. No en estos momentos, me encuentro en una etapa muy difícil con pocas ilusiones tras la muerte de mi esposa hace unos meses.

¿Qué es lo que más le ha impresionado de Caballo de Troya como escritor y qué es lo más importante que sacó de ella personalmente?

Una de las cosas más importantes es el cúmulo de información que contiene que me ha dejado perplejo. Si no me equivoco salen en estos 12 libros 7044 páginas. Es tal el torrente informativo que fluyen en la obra de todas las áreas de conocimiento: física, botánica, geografía, historia, leyes... que me resulta abrumadora.

MUCHAS SATISFACCIONES Y ALGUNOS DISGUSTOS

¿Evidentemente usted, en la medida de lo posible, habrá verificado los datos antes de publicarlos?

Por supuesto, sobre todo en los primeros volúmenes. En todos los aspectos en los que podía aproximarme... y siempre comprobé que era correcto. Pero hay cosas que no se saben, por ejemplo, cuando se habla de determinadas partículas subatómicas, ningún físico te habla de ellas porque no lo aceptan, porque no lo conocen, no lo saben...

Desde luego el personaje de Jesús que describe en el libro es ciertamente fantástico...

Efectivamente, pero lo que no sabemos es aún más maravilloso. Nos han contado cuatro cosas, mal contadas desde mi punto de vista, pero es que él hizo infinidad de acciones.

La serie le ha dado satisfacciones, pero también preocupaciones y algunos temores. ¿Puede contar alguna anécdota?

Sí me dio también disgustos. Sobre todo, al principio. Cuando aparece Caballo de Troya, en 1984, la Iglesia católica embistió con toda su fuerza. Recuerdo que algunos obispos condenaban la obra desde los púlpitos. Concretamente hubo uno en Monterrey (México) que pidió a los feligreses que quemaran el libro en la calle. Afortunadamente no le secundaron, pero te molesta.

Pero satisfacciones muchas, al margen de los millones de lectores...

Enormes y me siguen dando. Continúan llegándome correos, cartas, que te dan las gracias porque han visto un nuevo Jesús de Nazaret, con una visión diferente de la vida y eso te llena de satisfacción.

Al margen del gran protagonista, Jesucristo, ¿qué otros personajes le han impactado?

Hay bastantes, sobre todo por lo que nos sabíamos de ellos. Por ejemplo, Poncio Pilato que aparece como un demente. De los discípulos me impactó, por lo poco conocido, Judas Iscariote que tiene una fascinante y oscura historia. Juan Bautista también es otro, por lo mal que está contado en los relatos oficiales que nos presentan.

JESÚS NACIÓ EN AGOSTO.

Según dice en numerosas ocasiones, Jesús habría nacido el 21 de agosto del año menos siete. ¿Puede explicarlo brevemente?

En aquellos años los viajes no se hacían nunca en época de lluvia, sino en las estaciones secas, por pura lógica, pero en el siglo IV había una fiesta pagana que se celebraba a partir del 21 de diciembre, cuando comienzan a alargarse los días y se daban cenas y se intercambiaban regalos... Era una fiesta muy popular y la Iglesia lo cambió para celebrar el nacimiento del “nuevo sol”, Jesús. De hecho, los cristianos ortodoxos se separaron por esta cuestión. En diciembre Belén está bajo la lluvia, el frío, la nieve... Jesús no nació en ese mes.

¿Y con respecto al año?

Herodes el Grande está confirmado que muere en marzo del año menos cuatro. Si manda matar a los niños menores de dos años, hay que irse al año menos seis. Según se dice en la información de los ‘caballos’ él nace en el menos siete.

Una de las frases que se destaca en el libro es: “La muerte solo es abrir una puerta...” Eso es muy curioso...

Sí, una mujer mayor confiesa a Jesús que tiene miedo de morir y Jesús se levanta y le dice que abra la puerta, para luego comentarle “¿has tenido miedo al abrir? Pues eso es la muerte”. Es un ejemplo ilustrativo porque la muerte, que no nos explican, creo que es algo así.

En el libro también hay un canto y una puesta en valor de la vejez en boca del Nazareno...

Es que esta sociedad está enferma, no se da cuenta a qué obedece la vida, ni cómo va a transcurrir, ni qué te vas a encontrar. La vejez aparece ahora como un estorbo que hay que eliminar como sea, aunque la enorme mayoría de las personas no saben ni por qué están aquí, ni quiénes son, ni cuál es la finalidad de vivir ni, por supuesto, qué es lo que hay después.

¿Y cuál es el después en la obra de J.J. Benítez?.

El año que viene voy a intentar sacar un libro titulado Las guerras de Javéh, un estudio comparativo del Antiguo Testamento y el fenómeno ovni actual, y estoy escribiendo Confidencias del hijo de Satanás.

06 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito