El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

El Chicle se medirá a un jurado de cinco hombres y cuatro mujeres

Veintidós meses después de su detención, Abuín se sentará hoy en el banquillo // Se enfrenta a una petición de condena de prisión permanente revisable acusado de raptar, agredir sexualmente y asesinar a Diana Quer

El alcalde pobrense, Lois Piñeiro, izqda., y Juan Carlos Quer, en el homenaje a Diana en febrero de 2018 - FOTO: Suso Souto
El alcalde pobrense, Lois Piñeiro, izqda., y Juan Carlos Quer, en el homenaje a Diana en febrero de 2018 - FOTO: Suso Souto

SUSO SOUTO  | 12.11.2019 
A- A+

Pasadas las 12.30 horas de ayer, quedó constituido en la Audiencia Provincial de A Coruña el tribunal popular que deberá determinar si el rianxeiro José Enrique Abuín Gey El Chicle es culpable o no de los presuntos delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato de la joven madrileña Diana Quer, de los que está acusado y por los que se enfrenta a la petición de condena de prisión permanente revisable.

Lo forman cinco hombres y cuatro mujeres, pero se eligió también a dos suplentes (un hombre y una mujer) que deberán estar presentes en las sesiones del juicio por si alguno de los jurados sufriese algún problema que le impidiese participar en las deliberaciones. Desde hoy y hasta el próximo día 21, deberán valorar las declaraciones, los testimonios y las pruebas periciales de la mano de más de noventa personas.

Arranca así un procedimiento judicial que tuvo que ser aplazado el pasado 28 de octubre al no haberse podido constituir entonces el jurado después de que las renuncias justificadas de varios de los preseleccionados impidiesen alcanzar el mínimo de veinte candidatos que exige la ley.

En esta ocasión, de los doce adicionales seleccionados, uno fue descartado por prohibición de participar en el proceso, dado que conocía personalmente a la familia de la víctima. Además, otro alegó enfermedad grave y un tercero, problemas académicos.

Finalmente, una cuarta persona rehusó la elección indicando que ya había participado en otro jurado popular recientemente y una quinta recibió en sede judicial la noticia del fallecimiento de un familiar. Posteriormente, las partes interrogaron a los demás uno a uno para determinar si podían formar parte de este órgano. Para ello, tanto acusación como defensa tenían la posibilidad de recusar hasta a cuatro. Una vez que se alcanzaron los once miembros, quedó constituido.

 


"TOCA HACER JUSTICIA". Por su parte, el abogado de la acusación particular, Ricardo Pérez Lama, se mostró ayer "satisfecho" con el resultado de la selección del jurado y con la posibilidad de iniciar hoy, finalmente, las sesiones del juicio, ya que "ahora toca hacer justicia a Diana".

La primera sesión arrancará a las 09.30 horas con la declaración del único acusado y de los padres de la víctima (Juan Carlos Quer y Diana López-Pinel).

 


TRES AÑOS DEL CRIMEN. El juicio comienza más de tres años después de la misteriosa desaparición de Diana, a la que se perdió la pista el día 22 de agosto de 2016, cuando regresaba a su casa de veraneo caminando por el Paseo del Arenal tras disfrutar de las fiestas del Carme dos Pincheiros en la localidad de A Pobra do Caramiñal. Tenía 18 años.

Sus últimos mensajes, su teléfono móvil, desaparecido en un primer momento y encontrado después en la ría, bajo el viaducto de Taragoña, la reconstrucción de los últimos pasos o las declaraciones que tomaron los investigadores, sin embargo, no permitieron esclarecer qué había sucedido.

La falta de pistas con el paso del tiempo fue tan acuciante que ocho meses después, en abril de 2017, el juez instructor, Félix Isaac Alonso, decidía archivar provisionalmente la causa "por no existir indicios suficientes para dirigir el procedimiento frente a una persona determinada".

Habría que esperar hasta finales de ese mismo año para que se produjese otro hecho delictivo que precipitó el hallazgo del cuerpo de Diana y la detención del autor confeso de su muerte.

Fue en los últimos días de diciembre de 2017, cuando una joven de Boiro denunció haber sido víctima de un intento de rapto y agresión sexual (por el que hoy en día está condenado El Chicle) y señaló a José Enrique Abuín Gey como el responsable.

Los agentes, que ya lo habían tenido entre los principales sospechosos del caso Quer, lo detuvieron entonces y lo interrogaron hasta que confesó haber sido el responsable de la muerte de la joven y los llevó hasta el cadáver.

El último día del año, el cuerpo era recuperado de un pozo ubicado en el interior de una nave industrial abandonada en la parroquia de Asados (Rianxo), próxima a la casa de los padres de su presunto asesino, casi 500 días después de su desaparición.

HECHOS JUSTICIABLES

"sometida y aterrorizada"

•••En el auto de apertura del proceso, la Audiencia estableció como hechos justiciables que El Chicle abordó a la víctima cuando esta se dirigía a su casa y la introdujo "por la fuerza" en el maletero de su vehículo, "donde la sujetó con unas bridas y la amordazó con cinta adhesiva". De las diligencias practicadas también se desprende que el acusado, supuestamente, arrojó el móvil de la joven por la ventanilla del coche cuando cruzaba el puente de Taragoña, donde fue localizado meses después. La acusación intentará demostrar que, tras llegar a la nave industrial, Abuín la violó mientras la tenía "atada, sometida y aterrorizada". Para ocultar estos hechos, presuntamente la estranguló y arrojó el cuerpo a un pozo lleno de agua, al que volvió al cabo de unos días con unos bloques de cemento para lastrarlo.