El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

Demandan a la Xunta que exija un plan de viabilidad a la empresa TPG-Ithaka

Alcaldes de Costa da Morte respaldaron a los extrabajadores de Ferroatlántica // Piden que se hagan valer las concesiones

Concentración de trabajadores, vecinos y alcaldes, celebrada ayer en la Praza do Concello de Cee - FOTO: J. M. R.
Concentración de trabajadores, vecinos y alcaldes, celebrada ayer en la Praza do Concello de Cee - FOTO: J. M. R.

JOSÉ M. RAMOS CEE   | 11.09.2019 
A- A+

Tras confirmarse la venta de Ferroatlántica a TPG-Ithaka, los trabajadores de la empresa de las factorías de Cee, Dumbría y Centrales Hidroeléctricas comenzaron ayer un ciclo de concentraciones ante el consistorio ceense para pedir a la Xunta de Galicia que "esixa un plan de viabilidade" a los nuevos propietarios, "tal e como o manifestou no seu día no Parlamento o propio presidente autonómico", afirmó Alfonso Mouzo, portavoz del comité de empresa.

La intención de los trabajadores es seguir concentrándose todos los martes, a las 19.30 horas, "até que se teña resposta da Xunta". Una decisión que adoptaron tras la reunión que mantuvieron la pasada semana con representantes de TPG-Ithaka, en la que les confirmaron que "non teñen intención de retirar nin os recursos legais interpostos contra as resolucións de Augas de Galicia de 2017 (que desautorizaban a segregación de actividades) nin o expediente de regulación temporal de emprego (ERTE)".

Además, según señaló Mouzo, "tamén se confirmou que teñen un plan de continuidade da política empresarial seguida até agora por FerroGlobe para o complexo industrial-enerxético". Es por ello que reclaman a la Xunta que "interveña de inmediato e lle requira a Ferroatlántica o cumprimento da legalidade vixentes en relación aos dereitos concesionais".

Los trabajadores estuvieron respaldados ayer por la mayoría de alcaldes de Costa da Morte. Por contra, el portavoz del PP de Cee, Antonio Domínguez, defendió la labor de la Xunta, y aseguró que "nunca vai permitir a segregación de actividades". Lo que no puede hacer añadió, "é impedir a venda dunha sociedade con todos os seus activos e pasivos, pois se o fixera estaría prevaricando; isto non é Cuba nin Venezuela". Señaló además que "os traballadores non perden ningún dos seus dereitos", por lo que cree que detrás de la protesta hay "motivos políticos".