El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

Fiscalía no tiene dudas, y así lo expuso en sus conclusiones

La brida de plástico hallada entre los cabellos de la víctima a nivel del cuello es compatible con la compresión total del mismo // Las características propias de la víctima y la fuerza y violencia empleada por el agresor son incompatibles con un acto imprudente e involuntario

X.CEA/ A.P.FIDALGO SANTIAGO  | 15.03.2019 
A- A+

"Desde que el acusado introdujo a Diana Quer en el maletero de su vehículo, indefensa, incomunicada y atemorizada, hasta que la condujo a la nave, habiendo recorrido 17 kilómetros, en los que la mantuvo 25 minutos encerrada, atada y amordazada en un lugar de escasas dimensiones para un cuerpo humano y en contra de su voluntad, para posteriormente arrastrarla hasta el espeluznante sótano de una nave abandonada, en donde la tuvo tiempo suficiente para satisfacer su apetito sexual, prolongó su sufrimiento y dolor, sometiéndola a una situación de horror y terror extremas", se puede leer en el escrito de acusación presentado por el Ministerio Público en el que se pide que se le aplique la pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato tras considerar probado, a la vista de esta revisión de la autopsia inicial, existió una agresión sexual.

El fiscal tiene claro, y así lo mantiene en sus conclusiones provisionales que "(José Enrique Abuín) llevó a Diana Quer en contra de su voluntad, a la citada nave, aparcando su coche dentro de la misma, después de abrir el portón de acceso al almacén principal, arrastrándola hasta el sótano, lugar carente de luz eléctrica y también de natural a esas horas de la noche, además de sórdido, sombrío, tenebroso y sucio, en donde, teniendo a la joven totalmente a su merced, atada, sometida y aterrorizada, la desnudó, la manoseó con ánimo de satisfacer sus instintos sexuales y penetró vaginalmente, mientras esta se resistía, llegando el acusado a colocarle una brida plástica alrededor del cuello, de unos 47 cm de longitud, y apretarla fuertemente, con la intención de atentar contra su vida y para ocultar los hechos anteriormente descritos".

Una vez consumada "la acción sexual y homicida" fue cuando decidió tirar su cadáver en el pozo de agua para dificultar que pudiera llegar a ser localizado. Días después volvió al mismo cuando se dio cuenta de que el cuerpo sin vida de la joven podía salir a la superficie y por eso lo lastró para que se hundiera en el fondo y acabara descomponiéndose.