El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

Investigadores creen que El Chicle pudo intentar lastrar el cuerpo de Diana dos veces

El cable que unía los segundos lastres encontrados no era como el que había en la nave de Asados, de donde el procesado dijo haberlo cogido // Un agente cree "muy poco probable" que la brida localizada en el pelo de la víctima se enredase de forma "accidental"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18/11/2019.- Imagen de la señal de televisión de Enrique Abuín,
SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18/11/2019.- Imagen de la señal de televisión de Enrique Abuín, "el Chicle", único acusado por la muerte de la joven madrileña Diana Quer, este lunes en los juzgados de Santiago de Compostela donde se celebra la quinta sesión de la vista oral. - FOTO: EFE/Xoán Rey

SANTIAGO. EUROPA PRESS  | 18.11.2019 
A- A+

El cuerpo de Diana Quer fue lastrado con dos bloques cerámicos unidos por un cable de transmisión de datos por red que, según los investigadores, no era como los que había en la nave de Asados y en el interior del pozo en el que se halló su cuerpo se localizaron otros dos lastres unidos por un cable eléctrico normal, lo que sería el indicio de que El Chicle pudo lastrar el cadáver hasta en dos ocasiones.

Así lo han declarado este lunes, en la quinta sesión del juicio contra Enrique Abuín, dos agentes que participaron en el levantamiento del cadáver en la nave de Asados, y que realizaron el registro fotográfico del proceso.

El primero de los agentes, en una declaración que ha sido corroborada por el segundo, ha explicado que el cuerpo de Diana, totalmente desnudo, estaba lastrado en el fondo del pozo por dos bloques de material cerámico, de 18 kilos de peso, unidos por un "cable de red", un cable para transmisión de datos mas grueso que el eléctrico común y que no hallaron en ningún lugar del sótano.

La relevancia de esta cuestión radica en que El Chicle dijo durante su declaración que el cable que empleó para atar los bloques lo arrancó en el momento de deshacerse del cuerpo de un punto de luz que había en el sótano. También aseguró que había intentado lastrar el cuerpo una única vez.

Sin embargo, el segundo de los agentes ha ratificado que "se buscó" en este sótano un cable del mismo tipo que el hallado en los bloques, pero "no lo había". "Había unos tubos de instalación eléctrica, pero no de este tipo", ha destacado.

Más allá, uno de los agentes ha destacado que ese tipo de cable solo se localizó, en una inspección posterior, en las oficinas de la primera planta de la nave, pero el metraje de los mismos "no tiene continuidad numérica" con el del cuerpo de Diana.

El agente ha explicado que este tipo de cable tiene numerada su longitud, y el encontrado en el cuerpo de Diana "difiere en unos 3.000 metros" del que había en la oficina.

No obstante, como ha hecho constar la defensa, la nave fue sometida a una intensa limpieza en el periodo entre la muerte de Diana Quer y el hallazgo del cadáver, en la que se quitaron los numerosos materiales que había en su interior. El cable encontrado atando los lastres al cuerpo de Diana había sido cortado con cuchillo.

OTROS DOS BLOQUES

En el fondo del pozo, ha explicado el primer testigo, además de otro bloque "completamente distinto", se encontraron otros dos ladrillos similares a los que lastraban el cuerpo de Diana. Estos dos bloques, ha indicado, también estaban unidos por un cable, aunque en esta ocasión de tipo eléctrico, lo que apunta a que el cadáver se intentó lastrar en dos ocasiones.

Por otra parte, los bloques que lastraban el cuerpo de Diana estaban unidos por un cable de entre 9 y 10 metros que, además, había sido anudado en dos lazos en los laterales, a modo de asas, para "tener un control sobre el peso de los bloques antes de dejarlos caer", ha dicho el agente. El cable que unía los dos bloques que estaban en el fondo, sin embargo, no tenía este tipo de lazada hecha.

OTROS OBJETOS

Por otra parte, en la superficie del agua del pozo, ha explicado uno de los agentes, se localizaron flotando varios objetos, entre ellos un bote de desodorante que procedía del interior del bolso de Diana, que fue recuperado, abierto, en el limo del fondo, al igual que el tanga de la víctima.

En el fondo del pozo también se encontraron dos trozos de cinta adhesiva de unos 50 centímetros de longitud por cuatro centímetros de ancho que "estaban muy deterioradas", algo que impidió practicarles "ningún estudio" o determinar si eran consecutivas.

BRIDA DE COLOR NEGRO

Otro de los puntos analizados este lunes ha sido la brida localizada enredada en el pelo de Diana y que la acusación considera que fue utilizada para estrangularla.

Según se ha podido ver, la brida, de color negro y de gran tamaño, estaba cerrada en una circunferencia pequeña, que el propio agente que la fotografió ha asimilado al cuello de la víctima.

La brida fue localizada enredada en el pelo cuando fue recuperada la cabeza, aunque el testigo ha dicho que es "muy poco probable" que se tratase de un enredo "accidental" de un objeto que ya se encontrase en el pozo, algo que sostiene la defensa.

"Dudo mucho que eso sea así", ha narrando, teniendo en cuenta que en el fondo del pozo se localizaron otros trozos de brida, dos negros y uno transparente. El otro agente que ha declarado en esta quinta sesión ha dicho que la brida tenía "un buen mecho de pelo" dentro, aunque no la totalidad.

SÓTANO OSCURO

Los agentes han confirmado ante el tribunal que la primera inspección de la nave se realizó en una hora muy próxima a la que se considera que se produjeron los hechos. En concreto, los escritos de acusación y las cámaras sitúan a Diana al Chicle en Asados pasadas las 3,00 horas de la madrugada y la inspección se realizó sobre las 3,40 horas.

En ese momento de la noche, han ratificado los agentes, la oscuridad en la nave es total y la visibilidad prácticamente nula. Los testigos han dicho que "se necesitaba apoyo de la luz artificial" para deambular por el interior del sótano e incluso para bajar por las "empinadas" escaleras al mismo. "Es una zona complicada para transitar sin luz, estás como perdido", ha ejemplificado uno de los agentes.

No obstante, ambos han dejado constancia de la actitud del Chicle durante las inspecciones, que, al verles medir la nave, les dijo la distancia que había entre pilares, con lo que evidenciaba un gran conocimiento de la zona.

Finalmente, el primero de los agentes en declarar ha explicado que, con la posición en la que fue hallada Diana Quer --con las piernas abiertas--, para introducirla por la tapa del pozo habría sido necesario "vencer el rigor mortis" o, en todo caso, que este no hubiese estado instaurado aún.

UN AMIGO DE LA VÍCTIMA Y DOS VECINAS

En la quinta sesión de este proceso ha declarado también un amigo de la víctima que, supuestamente, habló con ella vía Whatsapp en los momentos anteriores al supuesto ataque, en los que ella no le manifestó que se sintiese amenazada. El joven ha dicho no recordar si la noche que habló con ella era esa y se ha limitado a sostener que la conversación fue "breve" y sobre amigos comunes.

También han declarado dos vecinas de A Pobra que, en su momento, dijeron a la Policía que durante las fiestas habían observado a un hombre --supuestamente de origen magrebí-- increpando a las jóvenes, por si pudiese ser de ayuda en la búsqueda de Diana Quer.

La primera de las mujeres ha dicho que vio al hombre a raíz de un altercado con un perro de raza peligrosa y "dejó constancia" de su presencia a la Policía por si pudiese ser de importancia. La testigo ha ratificado que el hombre no era El Chicle, pero ha limitado su contacto al altercado con el perro.

Otra vecina también ha explicado que durante las fiestas de A Pobra ese año fue increpada por un joven que le dijo 'Chica, ven aquí", aunque ha indicado que fue en otra zona diferente a la que desapareció Diana.