El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

Las moscas cercan a Abuín: pudo volver a los veinte días

Según la entomóloga, varios insectos completaron su ciclo y salieron del pozo, por lo que el cadáver flotó tres semanas // Lo habría lastrado 2 veces

A la izqda., José Enrique Abuín se oculta ante los fotógrafos; a la dcha., declaración de las cuatro forenses que hicieron el informe de imputabilidad del acusado - FOTO: A. Hernández
A la izqda., José Enrique Abuín se oculta ante los fotógrafos; a la dcha., declaración de las cuatro forenses que hicieron el informe de imputabilidad del acusado - FOTO: A. Hernández

SUSO SOUTO  | 20.11.2019 
A- A+

Concepción Magaña, la entomóloga que, a petición de los forenses, realizó un estudio de los insectos hallados en el cadáver de Diana Quer para determinar los tiempos de las fases de su descomposición, declaró ayer por videoconferencia en la sexta jornada del juicio al rianxeiro José Enrique Abuín Gey El Chicle (acusado de raptar, violar y asesinar a la joven madrileña).

Según sus conclusiones, desde que se produjo la muerte, el cuerpo permaneció a flote, al menos, veinte días, lo que indicaría que el encausado pudo volver a la nave de Asados para lastrarlo transcurrido este período.

La experta examinó varias pupas de mosca localizadas en el cadáver (concretamente, en el pelo) y que habían completado su ciclo, lo que determina que el cuerpo flotó en el pozo, al menos, 20 días, pues es ese el tiempo que dura la fase de crecimiento del insecto.

Entre las vainas de una especie determinada había algunas aplastadas junto a otras que se encontraban ya vacías, lo que indica que habían "cumplido su ciclo" como larvas. La entomóloga precisó que el ciclo completo de este tipo de mosca, a la temperatura a la que supuestamente permaneció el cadáver, dura ese tiempo, lo que apunta a que "en algún momento estuvo fuera del agua" durante el mismo para que esa especie pudiera desarrollarse.

"Es una especie terrestre, no acuática, que necesita aire", explicó. Con todo, ha reconocido que este plazo puede ser aún mayor si la pupa entra en letargo. En este caso, el cadáver podría haber permanecido expuesto al menos ocho días al inicio (para que se depositasen las larvas) y, con posterioridad, otros 12 ó 14 para su desarrollo. Cabe recordar que el cuerpo de Diana Quer fue localizado a más de ocho metros de profundidad, lastrado con dos bloques y que en el fondo del pozo se hallaron otros dos atados con un cable. Mientras que el acusado asegura que sólo trató de lastrarlo en una ocasión y que este "flotaba" aún así, las pruebas hechas por la Guardia Civil indican que el peso de los mismos debía haberlo hundido totalmente.

Con ello, estos análisis podrían confirmar la teoría de la acusación, que sostiene que El Chicle falló en su intento de lastrar a Diana la noche de los hechos y que volvió con posterioridad, unos 20 días después, a la nave de Asados, donde pudo comprobar que el cuerpo aún flotaba y volver a hundirlo, esta vez empleando un cable de red de datos que los agentes consideran que no cogió en la propia nave.

También indicó que cualquier parte del cadáver que sobresalga del agua puede ser colonizada por dicho insecto. "Lo más lógico es que, si estaba en el pelo, lo que flotase fuese el pelo", dijo.

También ayer declaró Patricia Alcaraz, la forense que realizó el informe de evaluación de daños morales y psíquicos de los padres y la hermana de Diana.

Señaló que "los tres sufrieron un trastorno depresivo severo, agravado en el caso de Valeria con un estrés postraumático que le hace revivir constantemente lo ocurrido". "Los daños evolucionaron agravados por los 496 días de espera agónica", que fueron "terriblemente dañinos", dijo en relación al tiempo transcurrido desde la muerte de Diana hasta la localización de su cadáver.

Pero además considera que "hay que tener en cuenta el daño emergente" porque "cuando acabe el juicio y se apaguen los focos, se quedarán solos". Cree que "la lucha por la justicia hace que se mantengan en pie, pero luego les quedará la soledad" y que "las secuelas serán de por vida".

Para tasar económicamente dichos daños, la experta se basó en la Ley 35/2015, referida a accidentes de tráfico o similares "aunque este caso es una muerte violenta agravada por 496 días de incertidumbre". Alcaraz los cuantificó en 130.000 euros para Juan Carlos Quer, otros 130.000 euros para Diana López-Pinel y 40.000 € para su hija Valeria, si bien dicha ley establece una indemnización de 70.000 para cada progenitor, y un 25 % más en casos considerados especiales.

"La vida que han llevado es como una hospitalización domiciliaria", comentó la experta, quien destacó "el doble sufrimiento" que supone para los padres afrontar "la descomposición emocional de Valeria, quien sufrió además una descompensación alimentaria. Ella está terriblemente descompensada y se produjo autolesiones intentando que el dolor físico aliviase el dolor emocional".

La letrada de la defensa, Fernanda Álvarez, dijo que no cuestionaba "el dolor descrito por la perito" y que no haría ningún tipo de preguntas al respecto.

Hoy declaran diecinueve agentes, sobre análisis de datos telefónicos, del maletero del coche del acusado, de vestigios y huellas en vehículos y del móvil de Diana; y sobre la reconstrucción de los hechos, la luminosidad de la nave y la inspección ocular.

Concepción Magaña

Entomóloga

"El ciclo completo de este tipo de mosca tiene una duración de veinte días, lo que apunta a que en algún momento estuvo fuera del agua para que pudiera desarrollarse"