El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

Proyectan convertir Galicia en el epicentro cárnico del mundo

Fisterra Bovine World cría trece razas bovinas en Trasmonte, que sacrificarán en enero para elegir las cuatro mejores // La rubia tiene garantizado un puesto // Todas engordan con la misma dieta enxebre y pastos de Ames

Caquelo, izquierda, experto criador de vacas, con José Portas, director gerente de Discarlux - FOTO: M.M.O.
Caquelo, izquierda, experto criador de vacas, con José Portas, director gerente de Discarlux - FOTO: M.M.O.

MARCOS MANTEIGA   | 24.05.2019 
A- A+

El primer proyecto mundial de cría de vacuno en paralelo va viento en popa, y parejas de las trece razas elegidas entre las mejores del orbe prosperan en Ames gracias a los pastos de Trasmonte, el maíz gallego y la atención que le brindan a los animales los responsables del proyecto Fisterra Bovine World, de Discarlux. ¿Resultado? Veintiocho reses que ya presentan un peso considerable y cuyo sacrificio está previsto para el mes de enero. El objetivo, según señala su director gerente, José Portas, es "dejar un legado y convertir a Galicia en el epicentro cárnico del mundo".

La historia es parecida a la del gastrónomo que decidió degustar piezas de distintos animales para concluir que la mejor era la de la rubia gallega. Pues bien; aquí lo que se hace es criar a las variedades bovinas con más renombre del planeta en las mismas condiciones en las que viven las reses enxebres, al objeto de decidir luego cuál es la que produce carne de mejor calidad.

De esta forma, y una vez que se sacrifiquen los 28 ejemplares -no son 26, porque hay 4 rubias gallegas- tras año nuevo, habrá una cata visual en Madrid para valorar el producto. Luego se dejará la carne madurar unos sesenta días antes de la siguiente prueba, de carácter gastronómico y a cargo de críticos especializados.

A partir de entonces, la iniciativa entrará en un nuevo estadio, más empresarial, "en el que elegiremos las tres o cuatro razas que mejor resultado hayan ofrecido para su crianza, y entre la que seguro estará la rubia gallega", aportan las mismas fuentes.

Las otras variedades candidatas que concurren, y crecen a un par de kilómetros de Ponte Maceira, son Angus Aberdeen, Wagyu, S­immental, Galloway, Hereford, Dexter, Highland, Cachena, Limiá, Sayaguesa, Maronesa y Frisona, englobando procedencias que van desde Eire al norte de Europa, Escocia o Japón.

 


PECULIARES. Entre todas ellas, tres destacan por sus peculiaridades. Por un lado, la Sayaguesa, autóctona de la comarca de Sayago (suroeste de Zamora) y que, según algunos estudios, pertenece al tronco originario del Bos Taurus Primigenius, considerada la raza bovina más antigua de Europa, y actualmente en peligro de extinción. Por otro, la Wagyu nipona, cuyos mejores ejemplares viven en la localidad de Kobe. Y, por supuesto, tampoco se han olvidado de la Dexter, que en la fase adulta alcanzan un peso aproximado de trescientos kilos con apenas un metro de altura.

Estas medidas contrastan con las de los dos bueyes lusos de raza miñota -según algunos expertos, hermana de la rubia gallega-, de 2.100 kilos cada uno y una alzada que ronda el metro setenta que también comparten instalaciones en el lugar de A Igrexa, en la parroquia de Trasmonte.

{ TRASQUILATOR }

Precisan

dun cuñado

IMOS FALAR CLARO: o único xeito que existe nesta terra para que unha administración tome en consideración un proxecto privado pasa por que a súa importancia trascenda Galicia -e ás veces, nin así- ou ben que haxa algún contacto, familiar o coñecido que incline aos gobernantes a facer acto de presencia e abrir o peto público. Falamos dun animal icona nas catro provincias (e incluso nas outras tres que aínda non o son) como a vaca e, sen embargo, a ninguén se lle ocurrira facer un traballo serio e dilatado como o de Discarlux para poñer en valor e comparar a típica marela coas mellores razas do mundo. Menos mal que aínda existe a iniciativa privada.

EL PROTAGONISTA

José Portas

Director gerente de Discarlux "la iniciativa no cuenta con ayuda alguna"

Aunque en principio podría parecer que cualquier país civilizado en este planeta se rifaría albergar un plan de estas características, la triste realidad es que, según su director, José Portas, "nuestra iniciativa no cuenta con ayuda alguna, y estamos hablando de un proyecto muy caro". Ni siquiera han conseguido que la administración -ya sea municipal, estatal o autonómica- les ayude a montar un punto de información destinado a que los cientos de peregrinos que cada día pasan por delante de las instalaciones o acceden a las mismas de cara a fotografiar los animales o los paneles informativos, puedan llevarse un buen recuerdo de Galicia. Y tampoco han logrado involucrar a los políticos para auspiciar una granja-escuela con la que difundir el ancestral legado gallego, muy ligado a la cría bovina, pese a contar con instalaciones y espacio de sobra.