El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

Venden fortalezas por 9 millones en la Ría de Corcubión

Planean dedicar a ocio turístico la del Cardenal // El Castillo del Príncipe cuenta con piscina

Castillo del Cardenal, que está situado en un margen de la ría de Corcubión - FOTO: Cabalar
Castillo del Cardenal, que está situado en un margen de la ría de Corcubión - FOTO: Cabalar

ANA GONZÁLEZ   | 21.10.2019 
A- A+

Invasiones británicas, ataques piratas, el incendio provocado por las tropas napoleónicas o un cadáver emparedado son apenas parte de la historia vivida por el Castillo del Cardenal, una fortaleza del siglo XVIII que se impone en la Ría de Corcubión y que ahora está a la venta por tres millones de euros para ser, posiblemente, reconvertida en negocio turístico. Y, en frente, el Castillo del Príncipe de Cee se oferta por un importe de seis millones.

Este segundo inmueble palaciego se halla justo al otro lado de la ría, y su primera piedra fue colocada el 4 de junio de 1740 por el ingeniero militar Carlos Voysin, dos meses después del apresamiento por los ingleses del navío español La Princesa, muy cerca de Fisterra, cuenta a Efe el historiador y técnico de Cee, Víctor M. Castiñeira.

Pasados varios siglos, lo que ahora los une a estos inmuebles es la oferta de comodidades y lujos. Piscina sobre el mar, sauna, biblioteca, sala de juegos, gimnasio, bodegas, acceso a dos playas, un pequeño embarcadero y casa de servicio en 33.000 metros cuadrados sobre espléndidos acantilados, son las características del anuncio del Castillo del Príncipe en un portal de internet.

Según explicó a Efe Rosa Costoya, la agente inmobiliaria que busca el propietario ideal para la fortaleza de Corcubión, uno de los candidatos interesados es un australiano que la quiere como residencia privada, pero no se descarta convertirla en sede de despachos de alto nivel para ejecutivos de todas partes del mundo para "dar rienda suelta a su creatividad". De cualquier forma, y como bienes patrimoniales que son, no hay que olvidar su protección jurídica y obligación de abrirlos al público (un mínimo de cuatro días al mes, cuatro horas al día).