El Correo Gallego

Noticia 66 de 141 noticia anterior de Noia Área de Compostela » Noia

Cuenta atrás para el montaje del Museo do Mar de Noia

En el edificio se exhibirá el material que cederá una entidad que está presidida por Félix González // Desde el colectivo marinero, formado por profesionales de toda la comarca, se ofrecieron para preparar las exposiciones

Imagen del interior de la sede del Museo do Mar de Noia, donde se está construyendo la nueva instalación cultural, ubicada en el malecón de Cadarso y que abrirá sus puertas este año - FOTO: A. M. de N.
Imagen del interior de la sede del Museo do Mar de Noia, donde se está construyendo la nueva instalación cultural, ubicada en el malecón de Cadarso y que abrirá sus puertas este año - FOTO: A. M. de N.

MARTA TORRES  | 23.04.2019 
A- A+

La Asociación Mar de Noia cumplirá este mismo año uno de sus sueños: crear un museo en el que se muestre todo el material que posee. Este colectivo fue fundado en el año 2004 por un grupo de profesionales del mar de toda la comarca. "Pero tamén conta con colaboradores que desde Arxentina, Sudáfrica, Mozambique, Angola, Alaska, Autralia ou EE. UU. nos envían cousas", señaló el presidente de la organización, Félix González.

El nuevo edificio estará ubicado en el malecón de Cadarso, tendrá cuatro plantas y aproximadamente seiscientos metros cuadrados de exposición. "T­eño que dar as grazas ao goberno municipal actual por facer real o que tantos anos levamos reclamando", afirmó al respecto.

"Desde o noso equipo ofrecémonos voluntarios desde sempre para montalo, e temos prediseñado como colocar as pezas. Gustaríanos que simule un barco de verdade, polo que na parte baixa instalaríase a sala de máquinas", explicó. Albergaría allí todos los motores, tanto los Ayón como los de O Forte, ambos patentados, registrados y construidos en la localidad. "Tamén exhibiríamos un despezado, xa que temos todos os planos da fábrica, documentos que a familia depositou en nós", dijo.

En la primera planta incluirían "o bivalvo máis importante da ría de Muros-Noia: o berberecho". Tienen raños de la década de los años 50, 60 y 70 de diferentes tamaños "que incluso teñen o mango gastado do uso", así como los cajones en los que antiguamente se vendía el producto y los trajes.

"Queremos montar nesta zona un viveiro vivo, climatizado, para que a xente que se achegue de fóra vexa tanto o berberecho como os diferentes tipos de ameixa. Explicaríamoslle o proceso desde que son capturados ata a súa venta", comentó el noiés a este diario.

Además, colocarían en este espacio una muestra sobre la historia de las nasas y la pesca artesanal. "Temos un aparello do xeito que ten máis de oitenta anos, de fío natural, que está intacto", apuntó el director.

En la segunda planta de la instalación cultural lo más importante va a ser una sala de reuniones "que imos ter cunha pantalla, porque hai moitos arquivos en vídeo", en la cual se impartirán cursos y charlas. En este piso estará representada la carpintería de ribera.

Finalmente, en el bajo cubierta exhibirán "as maquetas e o puente de mando. Temos equipos de comunicación de toda a historia e contamos cunha persoa, técnico en radio e colaborador, que os poría en funcionamento", señala. Y situarían aquí los catres, los utensilios de fondeo, la cocina de a bordo y el material sobre los naufragios.

Hay varios apartados para los que estudiarán su ubicación sobre la marcha, como "o material documental e fotográfico". Tienen cerca de 3.000 imágenes de barcos tradicionales gallegos, puertos, patrones, tripulaciones, marisqueo... y más de mil documentos.

Lo mismo sucede con la sección de la biblioteca náutica, constituida por más de 25 enciclopedias sobre la historia de la navegación, que fueron donadas por la familia Cadarso. También buscarán un lugar para exhibir las colecciones sobre las conchas, la fauna marina y el deporte náutico, "pois temos un batel con remos, que mide cerca de sete metros, que participou nas regatas nacionais".

CESIÓN CONDICIONADA. En el museo noiés se mostrará "todo o noso material, o cal cederemos con dúas condicións: que non salga da vila e que todas as pezas se expoñan acompañadas do nome das persoas que as doaron", manifestó. Aunque la dirección del local será municipal, el dirigente de la mencionada entidad afirma que "se queren que colaboremos impartindo obradoiros ou coloquios como o fixemos ata agora, seguiremos facéndoo".

Y parece más que claro que quince años de entrega bien merecen un vínculo de unión, algo por lo que tanto lucharon desde este colectivo profesional.