El Correo Gallego

Noticia 4 de 140 noticia anterior de Porto do Son Área de Compostela » Porto do Son

En jaque la Guardia Civil sonense ante la ola de robos

Entraron en el colegio Santa Irene // Los cacos también asaltaron bares y viviendas

Imagen de la zona trasera del CEIP Santa Irene y la puerta por la que accedieron los ladrones al centro - FOTO: ECG
Imagen de la zona trasera del CEIP Santa Irene y la puerta por la que accedieron los ladrones al centro - FOTO: ECG

MARÍA CANO   | 17.01.2020 
A- A+

También los colegios están en el punto de mira de los ladrones que últimamente acometen sus robos en el Concello de Porto do Son. La madrugada del jueves entraron a robar en el CEIP Santa Irene, situado en el núcleo urbano de la villa sonense.

Al parecer, los autores entraron al centro educativo por una puerta trasera del edificio, la cual da acceso al polideportivo, ambos ubicados en el mismo recinto. Según fuentes del colegio, además de los desperfectos materiales (rompieron una cristalera y diez puertas), los cacos se llevaron el dinero de una máquina de café de la sala de profesores (la cual desmantelaron) y alrededor de 300 euros del ANPA O Campo, los cuales estaban en el local de la asociación, que comunica con el inmueble.

Un dinero que fue recaudado en las iniciativas que organizaron durante las Navidades, así como con la venta de calendarios, y que la asociación iba a emplear en la puesta en marcha de una radio escolar.

"Íbamos a comprar el material necesario para el proyecto con ese dinero: la mesa de sonido, los micrófonos y altavoces para que los niños comenzaran con las emisiones bajo la coordinación del profesor de Educación Física". "Teníamos todo mirado y pensábamos adquirirlo la próxima semana", explicó la tesorera del mencionado colectivo, Berta Domínguez, quien indicó que ahora "trataremos de conseguirlos por otro lado".

La directora del Santa Irene y Domínguez fueron las encargadas de denunciar ayer los hechos ante la Guardia Civil de Porto do Son, quien tiene un arduo trabajo, ya que a estos actos vandálicos se suman los registrados en las últimas semanas.

Los agentes se encuentran investigando los asaltos que sufrieron en diciembre varios establecimientos hosteleros (en uno de ellos el ladrón portaba una navaja y amenazó a la gerente) y una casa. Además de las circunstancias en las que se produjeron varios incendios supuestamente provocados el pasado día 2 de enero en la villa sonense, en los que resultaron calcinados una vivienda, un vehículo, cinco contenedores y un toldo de un estanco.

Al respecto, la teniente de alcalde, María Maneiro, señaló que "estamos ante una oleada de actos vandálicos que hacía años que no se veía en nuestro ayuntamiento, por lo que llamamos a la colaboración ciudadana, ya que cualquier indicio puede ser una pista para tratar de dar con estos individuos". Asimismo, aseguró que "desde el Concello mostramos nuestro apoyo a las fuerzas de seguridad que se encuentran investigando", dijo.