El Correo Gallego

Noticia 28 de 123 noticia anterior de Porto do Son Área de Compostela » Porto do Son

Luz verde al paso de peatones que pedían vecinos de Portosín

Estará regulado por semáforos // Lo autorizará la Xunta, lo hará el Concello y costará 40.000 €

Vecinos en la manifestación del pasado domingo en Portosín para pedir el paso. - FOTO: C.G.
Vecinos en la manifestación del pasado domingo en Portosín para pedir el paso. - FOTO: C.G.

SUSO SOUTO PORTO DO SON   | 27.08.2019 
A- A+

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade autorizará esta semana al Concello de Porto do Son la instalación de un paso de peatones regulado con un semáforo en la carretera comarcal AC-550 a la altura de la calle David Mariño, en Portosín, atendiendo así una vieja reclamación vecinal de la que se hizo eco este diario el pasado sábado.

La Xunta, a través de la Axencia Galega de Infraestruturas, atenderá así la demanda para garantizar la seguridad, ya que se trata de un punto de visibilidad limitada. Dicha actuación había sido solicitada también por la administración local, que dispone ya de un proyecto para ejecutar los trabajos con un coste de unos cuarenta mil euros.

Unas doscientas personas (residentes y veraneantes en la localidad) se manifestaron la tarde del domingo para insistir en la necesidad de realizar dicha señalización horizontal, pues se ven obligados a atravesar la calle en una zona de curvas y sin acera. Además, incidían en la conveniencia de hacerlo con regulación semafórica, para garantizar así una mayor seguridad de los transeúntes.

El alcalde, Luis Oujo, estaba a la espera de dicho permiso para poder actuar.

Cabe recordar que el Ejecutivo autonómico puso en servicio este año una glorieta en esa travesía sonense, en la misma calzada, con una inversión cercana a los 370.000 euros.

Esta intervención, que permite aliviar los tráficos y realizar los giros de forma más segura, está enmarcada en la estrategia para eliminar los tramos de concentración de accidentes en las vías autonómicas. El proyecto también contempla la reorganización y la urbanización del tramo existente entre la AC-550 y la avenida da Constitución, que da acceso a la iglesia de Goiáns y al cementerio.