El Correo Gallego

Noticia 194 de 241 noticia anterior de Ribeira Área de Compostela » Ribeira

"Confesé bajo presión", dice el acusado de quemar Xarás

Arranca el juicio al exmiembro de Protección Civil de Ribeira, que ahora cambia su versión

AFRA G. RIBEIRA   | 14.03.2019 
A- A+

El acusado del incendio registrado en Xarás (Ribeira) en agosto de 2013, que calcinó 200 hectáreas y puso en riesgo al polígono industrial y al hospital del Barbanza, obligando a cortar la autovía durante horas, negó ayer los hechos ante el tribunal que le juzga en la Audiencia Provincial, al declarar que él ese día, como voluntario de Protección Civil, colaboró en la extinción "cargando camiones de agua" en una rotonda próxima al núcleo urbano.

Atribuyó su confesión inicial a la "presión" de la Policía, que estaba "encima" de él. Por su parte, un agente forestal citado como testigo dijo que lo vio "con cara desencajada" en un lugar donde habían prendido las llamas. "Se materializó allí el paisano", señaló.

Tras añadir que existían rumores sobre que este joven "siempre" aparecía en escenarios de fuegos, indicó: "Lo vi a él solo, con cara desencajada, y lo que pensé fue: fue este tío; está acojonado con la que montó".

El fiscal, que pide una condena de 15 años de prisión, le preguntó al encausado por qué "no contó hasta hoy" el relato según el cual ese día repartió el pan con un amigo, luego fueron a dar de comer a dos caballos, comió, durmió la siesta y volvió a la finca.

De acuerdo a esta versión, fue más tarde cuando recibió una llamada de Protección Civil y se desplazó (en la furgoneta de sus padres, de nuevo, según afirma, conducida por su amigo, ya que él no tiene carné) a la rotonda donde ayudó a surtir a los medios de extinción.

"No pude contarlo por la presión que tenía", respondió. El representante del Ministerio Público le recordó que ante la Policía Autonómica y en su primera comparecencia en sede judicial, confesó haber sido el causante del fuego. "Dijo que tuvo ganas de orinar y que tiró un cigarrillo", apuntó al respecto.

Ante esto, el acusado dijo no tener constancia de haber sostenido que pudo ocasionar él el fuego por tirar el pitillo. El presidente de la sala llegó a pedir a la abogada de la defensa que no moviese "tanto" la cabeza (para orientar a su cliente en las declaraciones).

Los agentes manifestaron que "se presentó voluntariamente" para decir "que le había pasado algo con la novia, fue a por unas cervezas y luego tiró un cigarro". La sesión sigue hoy.