El Correo Gallego

Noticia 198 de 246 noticia anterior de Ribeira Área de Compostela » Ribeira

Siete meses tardó el informe del incendio forestal de Xarás

Visto para sentencia el juicio al supuesto autor de un fuego que arrasó 200 hectáreas // Varios testigos desmienten su coartada

El acusado por el incendio de Ribeira, en el banquillo - FOTO: Efe
El acusado por el incendio de Ribeira, en el banquillo - FOTO: Efe

SUSO SOUTO RIBEIRA   | 15.03.2019 
A- A+

El juicio por el incendio de Xarás (Ribeira) que en agosto de 2013 quemó 200 hectáreas y obligó a desalojar el polígono y cortar la autovía quedó visto para sentencia tras la segunda jornada, en la que varios testigos desmintieron la coartada del acusado.

Los dos trabajadores del servicio contra incendios de la Xunta de Galicia que hicieron el informe sobre el fuego declararon que lo hicieron siete meses después, en marzo, ya que, según explicaron ante la sorpresa del presidente de la sala, no están "liberados" y habitualmente realizan labores de extinción, hasta que les encargan investigar. Según indicaron, no encontraron "ningún vestigio", aunque "en las pesquisas de un incendio es complicado dar con el agente que lo provocó, a no ser que haya restos de algún tipo de combustible, por ejemplo".

Pudo ser "con mechero o con cerillas", han especulado, pero lo que sí dan por hecho es que fue "intencionado", debido a las circunstancias, las zonas y el modo en que se produjo.

La versión del encausado, de 32 años, es que ese día, como habitualmente, hizo el reparto del pan junto a un amigo por la mañana, luego fue a una finca a dar de comer a los animales, comió en casa, durmió una siesta y volvió a la granja, hasta que le llamaron de Protección Civil, donde era voluntario, para ayudar a surtir de agua los medios de extinción en una rotonda cercana al centro.

De acuerdo con su relato, ni tiene carné ni conduce. Sin embargo, el amigo al que se refería, que sí ha coincidido en que a veces realizaba con él el reparto, negó llevarle en coche y asegura que sí conducía.

El fiscal pide una condena de 15 años de cárcel. Para la defensa sólo hay "meros indicios", por lo que pide la libre absolución de su cliente y, en todo caso, su imputación por uno de los focos que no ocasionó "peligro alguno" para personas. El acusado, por su parte, haciendo uso de su derecho al turno de última palabra, se limitó a defender que es "inocente".