El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

El pacto de Lestrove: se cumplieron los setenta y siete años de una vieja ilusión

La Federación Gallega Republicana surgió de la asamblea del pazo Torres de Hermida // El documento pretendía ser el germen de un estatuto de autonomía para Galicia

DODRO. ANTÍA  | 24.04.2007 
A- A+

El pasado sábado, representantes del mundo de la política (el nacionalista Anxo Franco) y de las letras (Xosé Luis Axeitos) recordaban en el mismo escenario, el pazo Torres de Hermida (Dodro), el pacto de Lestrove, donde hace 77 años se firmó un documento que pretendía instaurar de forma definitiva el régimen democrático republicano en España y ser el germen de un estatuto de autonomía para Galicia. El primero de los objetivos no pasó de ser una mera ilusión. Los líderes republicanos gallegos del momento se olvidaron de defender la patria, y Galicia tendría que esperar a hombres como Alfonso Daniel Rodríguez Castelao y al referéndum gallego del 28 de junio de 1936, para que surgiera el primer Estatuto de Autonomía de Galicia (dieron el sí más de un millón de gallegos, pero la Guerra Civil lo truncó).

Bastión liberal-galleguista

La firma de tan importante documento, que pasó a la historia como una tímida anécdota, se produjo en realidad el 26 de marzo de 1930. El lugar elegido, el pazo de Hermida (hoy reconvertido en turismo rural), correspondía con las inquietudes de sus promotores, ya que era uno de los bastiones liberal-galleguista del momento, por la ideología de su propietario, José Vázquez Batalla. El pacto surgió en un momento de cambios en España. Eran los años de la Dictablanda. Primo de Rivera acababa de dimitir. El rey Alfonso XIII designaba al general Berenguer para hacer la transición a la monarquía constitucional..., y en Lestrove, el 26-M, José Vázquez abría las puertas de su pazo a representantes de los diversos partidos políticos y agrupaciones que configuraban el amplio espectro republicano. Todos ellos (50) intentaron llegar en el más absoluto sigilo.

Entre los reunidos se encontraban miembros de la ORGA (Organización Republicana Gallega Autónoma), afiliados del Partido Radical con Santiago Casares Quiroga y Gerardo Abad Conde al frente; representantes del Partido Radical Socialista, del Partido Republicano Federal; la sección gallega de la FUE; sindicalistas ex militantes de la CNT, anarquistas y republicanos a título individual.

De esta reunión surgiría la Federación Republicana Gallega (FRG), la plataforma política cuya misión era establecer una estrategia conjunta republicana gallega. Ésta se basaba en cuatro pilares: trabajar por la implantación de la república democrática en España; mantener su organización autónoma en Galicia; independiente de los partidos republicanos nacionales, luchar por la autonomía de Galicia dentro del régimen republicano democrático y acudir como organización autónoma a los comicios.

Aquel 26 de marzo también se tomarían dos acuerdos importantes: designar a Casares Quiroga como delegado republicano gallego para el Pacto de San Sebastián de 17 de agosto de 1930, y a Abad Conde como representante de la FRG en el mitin propagandístico del 28 de septiembre en Madrid.

Cuando Casares Quiroga aterriza en Madrid se olvida conscientemente de la defensa de la autonomía gallega, lo que le acarrearía críticas muy duras y provocaría el nacimiento del Partido Galeguista, una agrupación que haría suya aquella loable defensa autonómica plasmada en Lestrove.

Homenaje a un luchador

A Vázquez Batalla le costaría muy cara su hospitalidad. En los años posteriores fue perseguido políticamente por el Régimen. Cuatro años después de firmarse el Pacto de Lestrove, los integrantes de aquella asamblea se reunirían en Compostela para homenajear a Vázquez Batalla, "aquel vello loitador republicano" que no temió "ao cárcere e á cadea".

El pergamino, con la bandera republicana, se conserva en el pazo de Hermida, al igual que la mesa en la que se firmó el pacto.