El Correo Gallego

Aulas

España sigue entre los países que más estudiantes envían y reciben de Erasmus

En 2017, la Universidad de Granada, la de Valencia y la Complutense de Madrid, fueron las que más alumnos enviaron fuera // Los españoles fueron principalmente a centros educativos en Italia, Reino Unido y Francia

BRUSELAS. EFE  | 24.01.2019 
A- A+

España sigue siendo el destino de la Unión Europea (UE) más popular para los participantes del programa Erasmus Plus en 2017, con 48.595 estudiantes de otros países del programa, y está también entre los países que más jóvenes envían al extranjero para esta formación, un total de 40.079 estudiantes.

En el caso de España, las tres universidades que más estudiantes enviaron al resto de países fueron en 2017 la Universidad de Granada, la Universidad de Valencia y la Universidad Complutense de Madrid, según datos publicados hoy por la Comisión Europea (CE).

Los jóvenes españoles, por su parte, fueron principalmente a centros educativos en Italia, Reino Unido y Francia, mientras que España es el país preferido para los estudiantes Erasmus de países como Alemania o Italia, entre otros.

El número de participantes en este programa educativo europeo se mantiene al alza tanto en España como en el conjunto de los 33 países participantes, que registraron en 2017 una cifra de participantes cercana a las 800.000 personas.

Esta cifra de participantes, un 10 % superior a la de 2016, reúne a estudiantes de educación terciaria, de formación profesional y otros colectivos que pueden beneficiarse del programa.

Los 2.600 millones de euros con los que la UE financió este programa en 2017 se destinaron también a 22.400 proyectos en 84.700 instituciones educativas, organizaciones juveniles y empresas en el programa.

De cara al próximo presupuesto plurianual de la UE, que estará en marcha entre 2021 y 2027, Bruselas quiere duplicar el presupuesto del programa hasta los 30.000 millones de euros para siete años y triplicar el número de participantes, si bien esta propuesta aún está negociándose y debe recibir el visto bueno de la Eurocámara y el Consejo.